Economía de Japón se estanca, surgen dudas sobre políticas de Abe

lunes 15 de agosto de 2016 08:09 CEST
 

Por Leika Kihara y Tetsushi Kajimoto

TOKIO, 14 ago (Reuters) - El crecimiento de la economía de Japón se estancó en el periodo abril-junio tras la fuerte cifra del trimestre anterior, golpeado por exportaciones y gasto de capital débiles, y reforzó la presión sobre el primer ministro Shinzo Abe para que implemente políticas que generen una expansión más sustentable.

La economía japonesa creció a una tasa anualizada del 0,2 por ciento en el segundo trimestre, por debajo del promedio de los pronósticos del mercado de un 0,7 por ciento y con una marcada desaceleración respecto a la medición revisada del 2 por ciento en enero-marzo, mostraron el lunes datos de la Oficina de Gabinete.

La baja cifra subraya los desafíos que enfrentan las autoridades de la tercera más grande economía mundial para poner un final sostenido a dos décadas de deflación, en momentos en que empieza a disiparse el impulso inicial de los programas de estímulo de Abe.

"En general parece que la economía se está estancando. El gasto del consumidor es débil, y la razón es el bajo aumento de los salarios. Hay mucha incertidumbre por las economías extranjeras, y eso está frenando el gasto de capital", dijo Norio Miyagawa, economista senior de Mizuho Securities.

Respecto al trimestre previo, el crecimiento del Producto Interno Bruto fue plano. El promedio de los pronósticos del mercado apuntaba a una expansión del 0,2 por ciento.

El consumo privado, que representa casi el 60 por ciento del PIB, creció un 0,2 por ciento en abril-junio, en línea con el promedio de pronósticos pero desacelerándose desde el crecimiento del 0,7 por ciento en el trimestre previo.

El gasto de capital disminuyó un 0,4 por ciento en el trimestre tras la caída del 0,7 por ciento en el primero, según el reporte oficial, sugiriendo que la incertidumbre por el panorama mundial y la debilidad del mercado doméstico hacen que las compañías se abstengan de gastar más.

El Gobierno japonés anunció este mes un paquete económico con medidas fiscales por 13,5 billones de yenes (133.000 millones de dólares), con la esperanza de que ayudaría a la economía doméstica a soportar los vientos desfavorables desde el exterior y apuntalaría una recuperación moderada.

El banco central japonés también intensificó los estímulos el mes pasado incrementando las compras de activos de riesgo. Pero sigue presionado para actuar nuevamente el mes próximo, cuando lleve a cabo una evaluación general de los efectos de su programa de estímulo.

(1 dólar = 101,4100 yenes) (Información de Leika Kihara, Tetsushi Kajimoto, Stanley White; editado en español por Hernán García)