Banco central de Australia subraya límites a política monetaria expansiva

miércoles 10 de agosto de 2016 09:45 CEST
 

SÍDNEY, 10 ago (Reuters) - El jefe del banco central de Australia dijo el miércoles que existen límites a lo que el estímulo monetario puede lograr, incluyendo impulsar el crecimiento económico a la carta o acelerar la inflación en un plazo corto.

En su último discurso al frente de la institución, el gobernador del Banco de Australia (RBA), Glenn Stevens, abordó uno de sus temas favoritos al hablar sobre la dependencia excesiva de la política monetaria en el mundo y la necesidad de que los gobiernos aumenten el gasto en inversión.

En particular, Stevens restó importancia a las preocupaciones de que el banco central pueda adoptar medidas de política excesivas para intentar acelerar la inflación "en el corto plazo".

"Puedo garantizarles que el consejo ha sido muy consciente de esa posibilidad y, en consecuencia, ha procedido muy cuidadosamente", afirmó Stevens, quien entregará en septiembre su cargo a Philip Lowe.

La inflación subyacente se desaceleró a un mínimo histórico de un 1,5 por ciento interanual a junio, muy por debajo de la meta de largo plazo del RBA de entre un 2 y un 3 por ciento. Como resultado, el banco central recortó la semana pasada sus tipos en un cuarto de punto a un 1,5 por ciento.

"Necesitamos realismo sobre cuánto podemos esperar que logre la política monetaria, incluido el acelerar rápidamente la inflación", afirmó.

Añadió que si llegara el caso de que la opción menos mala fuese incumplir la meta de inflación por un tiempo mientras se logra un crecimiento razonable, el objetivo es suficientemente flexible como para permitir esta desviación.

Stevens refutó la sugerencia de que el RBA tendría que abandonar por completo su meta de un 2 a un 3 por ciento, o al menoz rebajarla para tomar en cuenta la deflación global.

El gobernador dijo que la eficacia de bajar los tipos para alimentar la demanda es limitada cuando las familias están altamente endeudadas. Las familias australianas tienen una deuda que equivale al 125 por ciento del Producto Interno Bruto del país, de 1,6 billones de dólares australianos. (Reporte de Wayne Cole; Editado en Español por Ricardo Figueroa)