Alemania limitará expansión de energía eólica marina

martes 5 de julio de 2016 12:37 CEST
 

BERLÍN, 5 jul (Reuters) - Alemania planea limitar la expansión de la energía eólica marina en el comienzo de la próxima década para garantizar que el crecimiento futuro de las energías renovables se acompasa con la construcción de nuevas líneas eléctricas, según un documento revisado de una nueva ley de energía al que tuvo acceso Reuters.

Entre 2021 y 2025 el gobierno quiere limitar las instalaciones de energía eólica marina, también conocida como "offshore", a 3,1 gigawatios (GW) de capacidad, ya que las líneas eléctricas de alta tensión necesarias para llevar la energía verde desde el ventoso norte al industrial sur no estarán preparadas.

Las reformas a la ley de energía van dirigidas a abaratar el coste de la "Energiewende", como se conoce a la transición alemana hacia las fuentes de energía renovable desde la electricidad por generación nuclear o fósil.

La rápida expansión de la energía verde, que ahora representa más del 30 por ciento del mix energético, ha hecho subir los costes de la electricidad en la mayor economía de Europa y tensionado sus redes de transporte.

En 2021, la nueva capacidad de eólica marina debería levantarse exclusivamente en el mar Báltico, ya que las líneas eléctricas terrestres en esa zona ya están disponibles, según el acuerdo entre el Ministerio de Economía y los partidos del gobierno de coalición.

A partir de 2026, habrá nueva capacidad anual de 840 MW para alcanzar el objetivo de 15 GW de potencia eólica marina en el año 2030.

La revisión de la nueva ley también establece el volumen de las subastas de nuevos proyectos offshore. En 2017 se licitarán 1,7 GW, mientras que en 2018 el cupo se reducirá a 1,4 GW.

Por otra parte, las empresas de elevado consumo energético que estaban exentas del pago de los sobrecostes por la energía verde hasta 2014 sólo tendrán que pagar un 20 por ciento de este recargo en el futuro, según el acuerdo.

La nueva ley, que aún debe ser examinada y aprobado por la Unión Europea, entrará previsiblemente en vigor a principios del año que viene. (Información de Andreas Rinke y Caroline Copley, traducción de Jose Elías Rodríguez)