El BCE pide al italiano Monte dei Paschi que ataje la morosidad

lunes 4 de julio de 2016 13:47 CEST
 

Por Stefano Bernabei y Silvia Aloisi

ROMA/MILÁN, 4 jul (Reuters) - El Banco Central Europeo ha pedido a la entidad italiana Monte dei Paschi di Siena que reduzca su morosidad en un 40 por ciento en tres años, acumulando más presión sobre el Ejecutivo italiano y Bruselas para que estabilicen el sistema bancario del país.

Monte dei Paschi es el eslabón más débil de los grandes bancos en el cuarto mayor banco del sector de la zona euro y podría tener que aumentar el capital rápidamente para cumplir con el objetivo del BCE, dado que el mes pasado la votación sobre el "brexit" ha dañado el apetito de los inversores por los activos en mora.

El gobierno italiano, consciente de que los bancos del país dependen en gran medida de los inversores minoristas, quiere la luz verde de la Unión Europea para ayudar a entidades como Monte dei Paschi a que obtengan capital. De lo contrario, se podrían producir enormes pérdidas ya que los bancos se ven obligados a vender activos o acciones a elevados descuentos.

Monte dei Paschi di Siena dijo en un comunicado el lunes que el BCE había dicho que redujera los préstamos en mora en términos netos en un 40 por ciento a 14.600 millones de euros en 2018 desde los 24.200 millones de euros de 2015. Los objetivos del BCE para 2016 y 2017 son 21.800 millones de euros y 18.400 millones de euros respectivamente.

Las acciones de la entidad crediticia toscana extendieron sus pérdidas tras el comunicado, con una caída de más del 9 por ciento a un mínimo histórico, acumulando un recorte del 70 por ciento en lo que va de año.

El banco, que tiene la mayor proporción de morosidad de su total de créditos entre los bancos italianos, tiene hasta el 8 de julio para responder al BCE y puede pedir más margen. Se espera una decisión final del BCE para finales de julio.

El BCE no hizo comentarios de manera inmediata.

El banco está en crisis desde hace años debido a una adquisición desastrosa en la víspera de la crisis financiera, a las pérdidas por operaciones con derivados de riesgo y a la morosidad acumulada durante la peor recesión de Italia desde la Segunda Guerra Mundial. (información adicional de Agnieszka Flak; en Milán y Balazs Koranyi en Fráncfort; traducido por Tomás Cobos)