Acuerdo Volkswagen en EEUU por vehículos diésel costaría 15.000 mln dlr: fuente

martes 28 de junio de 2016 08:29 CEST
 

Por David Shepardson

WASHINGTON, 27 jun (Reuters) - El acuerdo de Volkswagen AG con unos 500.000 propietarios de vehículos diésel y reguladores del Gobierno en Estados Unidos por la contaminación de sus automóviles está valorado en más de 15.000 millones de dólares en efectivo, dijo el lunes una fuente informada sobre el tema.

El acuerdo, que será anunciado el martes en Washington, incluye 10.030 millones de dólares para la oferta de recompra de unos 475.000 vehículos contaminantes y casi 5.000 millones de dólares en fondos para compensar las emisiones excesivas de los motores diésel e impulsar el desarrollo de vehículos sin emisiones, dijo la fuente.

Un acuerdo separado con casi todas las fiscalías estatales de Estados Unidos será anunciado el martes y se espera que supere los 500 millones de dólares, llevando el total a más de 15.000 millones de dólares, sostuvo otra fuente informada sobre el tema.

Una portavoz de la Agencia de Protección Ambiental y Volkswagen rehusaron realizar comentarios.

Hablando bajo condición de anonimato debido a la prohibición de informar impuesta por la corte, la primera fuente dijo que los propietarios de los vehículos Volkswagen de los años 2009 al 2015 con motores de 2,0 litros recibirán en promedio una compensación de 5.000 dólares, además del valor estimado de los automóviles a septiembre del 2015, antes del inicio del escándalo.

El acuerdo incluye 2.700 millones de dólares en fondos para compensar las emisiones diésel excesivas y 2.000 millones de dólares para el desarrollo de energías limpias y vehículos sin emisiones, afirmó la fuente. El fondo de compensación podría aumentar si VW no ha corregido o reparado un 85 por ciento de los automóviles antes del mediados del 2019, agregó.

La resolución es la mayor oferta de recompra de la industria automotriz en la historia de Estados Unidos y el escándalo más costoso del sector.

La empresa alemana reconoció en septiembre del 2015 que engañó intencionalmente a los reguladores de Estados Unidos al instalar un software secreto que permitía que los vehículos emitieran hasta 40 veces los niveles de contaminación permitidos por ley en el país. (Informaciones de David Shepardson, Editado en Español por Ricardo Figueroa)