La cautela domina a cuatro de los mayores bancos centrales del mundo

sábado 11 de junio de 2016 16:21 CEST
 

Por Ross Finley

LONDRES, 11 jun (Reuters) - Casi nadie espera que alguno de cuatro de los mayores bancos centrales del mundo, que se reunirán la próxima semana, realice cambios extraordinarios en sus programas de estímulo, una señal de la cautela que domina al panorama económico mundial.

Si bien la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco de Inglaterra, el Banco Nacional Suizo y el Banco de Japón están todos lidiando en distintos grados con la falta de inflación, no se anticipa que se vayan a tomar medidas antes de uno de los acontecimiento de mayor riesgo de 2016.

El referendo para decidir si el Reino Unido permanecerá o dejará la Unión Europea ha llamado finalmente la atención de los inversores, y durante la próxima semana, la última completa de campaña antes de la votación del 23 de junio, puede acaparar las discusiones.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, pasó la mayor parte del mes pasado ofreciendo indicios de que un alza de tipos en el verano boreal estaba en camino. No obstante, decepcionantes datos de empleo de mayo y la estrecha disputa en las urnas británicas han moderado su mensaje, por lo que es muy poco probable que el 15 de junio anuncie un incremento de los tipos.

Una semana prolífica en datos económicos en Estados Unidos, incluyendo ventas minoristas, inicios de viviendas, permisos de construcción e inflación, como mucho ayudarán a dar razones para que la Fed suba los tipos en julio en lugar de en septiembre.

"Las débiles cifras del mercado laboral estropearon el guión que la Fed había preparado para su próxima alza de tipos. Un subida del tipo de interés la próxima semana está fuera de discusión", escribió en un comentario el economista de Commerzbank Christoph Balz.

Una reciente encuesta de Reuters mostró que una muestra de 90 economistas espera un alza de la tasa en julio o septiembre, y que la mayoría se inclina por el mes más lejano.

En Reino Unido, nadie espera que el Banco de Inglaterra cambie su política monetaria antes del referendo europeo, y en su lugar se anticipa que se enfoque en planes de contingencia para el caso de que ganen los partidarios de dejar la Unión Europea.   Continuación...