Los alemanes son cada vez más ricos en comparación con el sur de Europa

jueves 9 de junio de 2016 12:16 CEST
 

Por John O'Donnell

FRÁNCFORT, 9 jun (Reuters) - Las desigualdades de riqueza dentro de la zona euros son cada vez mayores, apoyadas por el aumento del precio de las propiedades que ha hecho a los alemanes más ricos mientras que ha dejado atrás a los habitantes de los países del sur, según un estudio reciente.

A pesar de que la brecha entre los países del norte, como Holanda, y los del sur, como Portugal, ha sido una característica habitual dentro del bloque, el estudio realizado por el gestor alemán de fondos Flossbach von Storch muestra que ahora se está ampliando cada vez más.

Tomando como muestra una cesta de artículos como propiedades, acciones, arte y un vino caro, la investigación concluyó que la riqueza en Alemania y Austria aumentó más de un 7 por ciento a finales de 2015, en comparación con el año anterior.

Este dato supone aproximadamente el doble de la tasa de crecimiento de Italia y España, mientras que los griegos vieron caer su riqueza un 4 por ciento. El precio de las propiedades que, por ejemplo, subieron más de un 6 por ciento en Alemania, fue el mayor impulsor de su riqueza.

Estas diferencias han creado tensión política entre los 19 miembros de la zona euro, al tiempo que la debilidad de los precios de las propiedades en los países del sur ha golpeado a sus bancos, que poseen viviendas y locales comerciales como garantía de préstamos.

"Hasta 2006, cuando explotó la burbuja, los países habían logrado despegar con creces. Ahora se encuentran en una situación similar a la de Japón", dijo Thomas Mayer, fundador del instituto de investigación que llevó a cabo el estudio.

Japón lleva mucho tiempo luchando contra una economía estancada y una deuda pública cada vez mayor. Algunos economistas temen un destino similar para los países de Europa.

"Los países del norte no habían tenido nunca una inflación tan fuerte y han salido mejor", dijo Mayer.

El Banco Central Europeo ha reconocido esta tendencia general, diciendo que la brecha entre los países más débiles y más fuertes de la zona euro se amplía en lugar de reducirse, justo la situación contraria a la que se perseguía en el momento en que se creó la moneda única. (Información de John O'Donnell; Traducido por Ana Vicario)