Italia elige a sus alcaldes en unas elecciones que son un test para Renzi

domingo 5 de junio de 2016 12:40 CEST
 

ROMA, 5 jun (Reuters) - Los italianos comenzaron a votar el domingo a los alcaldes de sus principales ciudades en unas elecciones que pondrán a prueba la popularidad del primer ministro Matteo Renzi y podrían suponer un gran avance para el Movimiento 5 Estrellas.

Sólo en Turín el candidato favorito es del Partido Democrático (PD) de Renzi, quien ha dicho que los comicios no tendrán repercusiones para su coalición de Gobierno de izquierda y derecha.

Si, como sugieren los sondeos, ningún candidato logra más del 50 por ciento del voto inicial en las ciudades, habría una segunda ronda entre el primer y el segundo candidatos el próximo 19 de junio.

Unos 13 millones de personas, o una cuarta parte de la población adulta, puede votar a los alcaldes de unos 1.300 pueblos y ciudades, aunque la atención política se centra fuertemente en las más grandes: Roma, Milán, Nápoles y Turín.

Roma supone para 5 Estrellas la oportunidad de capitalizar el enfado contra los principales partidos de izquierda y derecha, enredados en escándalos de corrupción.

El partido 5 Estrellas pide el voto a lo largo del espectro político con un eslogan simple: honestidad.

Promete introducir una renta universal para los pobres y celebrar un referéndum sobre si Italia debería seguir en el euro. Pero su principal activo sigue siendo la imagen de único partido que se enfrenta seriamente a la corrupción y los privilegios.

Los colegios electorales abrieron a las 7 a.m. (0500 GMT) y cerrarán a las 11 p.m., cuando se anunciará el resultado de los sondeos a pie de urna para las principales urbes. Las primeras estimaciones basadas en el recuento de votos real se publicarán sobre una hora después, y luego a intervalos regulares.

La candidata de 5 Estrellas Virginia Raggi, una abogada de 37 años, espera ser la primera alcaldesa de Roma y lideraba los sondeos antes de que se dejasen de publicar 15 días antes de las elecciones, como exige la ley italiana.   Continuación...