Grecia y sus acreedores discrepan por los flecos del plan de reformas

martes 31 de mayo de 2016 15:39 CEST
 

Por Renee Maltezou

ATENAS, 31 may (Reuters) - Grecia y sus acreedores internacionales se acercaban poco a poco a un acuerdo sobre una serie de medidas adicionales exigidas a Atenas para poder recibir unos fondos de rescate vitales, dijeron el martes fuentes con conocimiento de las negociaciones.

Las dos partes acordaron la semana pasada la mayoría de las reformas necesarias para el desembolso de fondos de rescate, pero se dejaron algunos cabos sueltos que deben atarse antes de que Atenas reciba 10.300 millones de euros en varios tramos hasta septiembre.

Para recibir los fondos, los diputados griegos aprobaron a regañadientes subidas de impuestos y reformas de pensiones, liberaron la venta de créditos morosos que lastran los balances de los bancos y prometieron acelerar las privatizaciones.

Pero Grecia también debe legislar sobre otros asuntos más a los que el Gobierno de izquierda se resiste por el creciente rechazo popular tras seis años de austeridad. Una de las medidas es eliminar progresivamente un beneficio adicional para los pensionistas.

"Es una cuestión de dignidad parlamentaria. No podemos pedir a los diputados que voten sobre el mismo asunto una y otra vez", dijo un responsable del Gobierno a Reuters.

Para romper el bloqueo, algunos de los asuntos pendientes se pospondrían para septiembre, añadió el responsable, que dijo que se está cerca de alcanzar un acuerdo.

Grecia se opone a algunas reformas, como la recuperación retroactiva de un beneficio basado en los ingresos que se paga a algunos grupos de pensionistas, o la congelación de los salarios de personal esencial mientras se lidia con la peor crisis migratoria de Europa en décadas.

Los acreedores estudian estos asuntos, dijo un responsable de la UE. Otra fuente de los acreedores dijo que los asuntos pendientes no eran un impedimento para el acuerdo.

La revisión del rescate debía haber sido cerrada el año pasado en principio, pero ha perdurado meses debido a la disputa entre la UE y el FMI acerca de los avances fiscales de Grecia.

Pese a los desencuentros, fuentes cercanas a los acreedores y responsables oficiales dijeron que eran optimistas sobre que se alcance un acuerdo pronto y para que el BCE pueda esta semana volver a aceptar bonos soberanos griegos como garantía para prestar dinero a los bancos helenos. (Información adicional de Lefteris Papadimas, editado por Jeremy Gaunt. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)