Telefónica mantendrá alza ingresos en 2016 tras un ejercicio lastrado por provisiones

viernes 26 de febrero de 2016 08:07 CET
 

MADRID, 26 feb (Reuters) - La multinacional española Telefónica quiere volver a mejorar sus ingresos en 2016 después de un duro 2015 en el que, aunque logró mejorar la parte alta de su cuenta de resultados, el Oibda y el beneficio sufrieron fuertes provisiones por su plan de bajas y para cubrir las necesidades de la Fundación Telefónica en los próximos ejercicios.

En total, Telefónica ha provisionado 3.500 millones de euros en 2015, principalmente para cubrir las necesidades de reestructuración en España, lo que ha dañado el Oibda del cuarto trimestre situándolo en 401 millones de euros.

En el conjunto del año, el resultado bruo de expotación sube un 3,6 por ciento en datos orgánicos a 11.414 millones mientras los ingresos se sitúan en 47.219 millones. El beneficio bajó un 8,5 por ciento a 2.745 millones.

Los analistas esperaban un Oibda de 11.781 millones de euros y unos ingresos de 46.709 millones.

Para el ejercicio en curso, el grupo quiere mantener los márgenes, que se han visto golpeados duramente en España, donde han caído 28,3 puntos hasta el 18,8 por ciento consecuencia de la integración de DTS. El margen es del 24,2 por ciento a nivel global.

"Esperamos (...) mejoras en las principales cifras financieras; un crecimiento de los ingresos superior al 4 por cieto, estabilización de los márgenes, mientras mantenemos los fuertes niveles de inversión, recuperamos el pago total del dividendo en efectivo (75 céntimos por acción) y fortalecemos la flexibilidad financiera", dijo el presidente, César Alierta en una nota.

Estas variables y la meta de un ratio deuda/oibda inferior a 2,35 veces están condicionadas al visto bueno regulatorio para cerrar la venta de 02 en Reino Unido.

Telefónica tiene ante si el reto de rentabilizar las fuertes inversiones en derechos deportivos realizadas en España mientras los ingresos crecen al calor de la recuperación del consumo y de la economía.

En el exterior, el objetivo será rentabilizar el mercado brasileño, atacado por la recesión del país, mientras espera el visto bueno de Bruselas a la venta de O2, que permitirá al grupo reducir su todavía abultada deuda.

El mercado también está atento a la evolución del negocio de infraestructuras que Telefónica espera sacar a bolsa durante este ejercicio. (Información de Andrés González Editado por Robert Hetz)