Datos de inflación en China revelan presión deflacionaria persistente

jueves 18 de febrero de 2016 07:59 CET
 

Por Nathaniel Taplin y Xiaoyi Shao

SHANGÁI/PEKÍN, PEKÍN, 18 feb (Reuters) - La inflación al consumidor de China se aceleró a un máximo de cinco meses en enero, pero los precios al productor se contrajeron por cuadragésimo séptimo mes consecutivo después de que el desplome en los mercados de materias primas y la débil demanda reavivaran la presión deflacionaria.

El índice de precios al consumidor (IPC) subió un 1,8 por ciento en enero respecto al mismo mes del año anterior, ligeramente por debajo de las expectativas del mercado y al alza frente al incremento de un 1,6 por ciento en diciembre, mostraron el jueves datos de la Oficina Nacional de Estadísticas.

Sin embargo, el leve fortalecimiento se debió principalmente a un aumento estacional de un 4,1 por ciento en los precios de los alimentos antes de la celebración del Año Nuevo Lunar, y no implica ninguna mejora visible de la actividad económica ni en la demanda más amplia de los consumidores, según los analistas.

De hecho, la inflación al consumidor no alimentaria se mantuvo apagada, con un crecimiento interanual de un 1,2 por ciento en enero, lo que representa un avance leve desde diciembre.

Los datos también mostraron nuevas señales de tensión en las empresas chinas, sobre todo en los sectores de la minería y el procesamiento, en momentos en que la escasa demanda y la feroz competencia les obligan a recortar repetidamente sus precios de venta.

El índice de precios al productor (IPP) cayó un 5,3 por ciento en enero respecto al mismo mes del año previo, ligeramente menos que las expectativas de un descenso de un 5,4 por ciento y aliviándose del retroceso de diciembre de un 5,9 por ciento.

Las preocupaciones sobre deflación han reforzado la opinión de los economistas de que el Gobierno y el banco central tendrán que anunciar nuevas medidas de estímulo este año para estimular a la segunda economía más grande del mundo, que creció en el 2015 a su ritmo más lento en un cuarto de siglo.

"Las cifras ponen de manifiesto la debilidad persistente en la economía, dejando espacio para una mayor flexibilización de la política monetaria", dijo Zhao Yang, economista jefe para China de Nomura. (Información de Xiaoyi Shao y Nick Heath; Editado en Español por Ricardo Figueroa y Carlos Aliaga)