Bolsas europeas, en mínimos de septiembre de 2013 al profundizarse caídas banca

martes 9 de febrero de 2016 15:40 CET
 

Por Atul Prakash y Danilo Masoni

LONDRES, 9 feb (Reuters) - Las bolsas europeas profundizaban el martes las caídas a primera hora de la tarde, tocando su nivel más bajo en más de dos años al persistir las preocupaciones por el impacto que tendrán en los bancos los tipos de interés sostenidamente bajos.

El índice paneuropeo FTSEurofirst 300, que había caído un 3,4 por ciento el lunes, perdía un 2,35 por ciento a 1.210,38 puntos a las 2:00GMT, el nivel más bajo desde principios de septiembre de 2013.

El índice bancario europeo -que había caído un 5,6 por ciento el lunes- retrocedía un 3,4 por ciento tras revertir las subidas iniciales. El índice se dirigía a su peor semana desde 1998, ya que los inversores estaban inquietos por la amenaza que este escenario de tipos bajos supone sobre la rentabilidad de los bancos y su estado de solvencia.

"El ambiente claramente es negativo. Lo que se necesita es un mensaje claro y fuerte del BCE", dijo Carlo Alberto de Casa, analista jefe de mercados de Activtrades.

Las acciones de Deustche Bank caían un 1,9 por ciento. A última hora del lunes el banco alemán dijo que tenía "suficientes" reservas para cumplir con los pagos este año sobre instrumentos de deuda AT-1. Sus acciones se habían hundido un 9,5 por ciento el lunes ante las dudas sobre su capacidad de mantener los pagos de los bonos.

Dentro del sector, UniCredit estaba suspendido de cotización tras dejarse un 6 por ciento, después de presentar unos resultados mejor de lo esperado que no consiguieron tranquilizar a los inversores. Credit Suisse, UBS y Barclays caían todos más de un cuatro por ciento.

Analistas dijeron que el sector bancario era propenso a una mayor debilidad a corto plazo. El coste de asegurar la deuda bancaria contra el impago subió el lunes a su mayor nivel desde 2013. Los costes de endeudamiento en España, Portugal e Italia saltaron al demandar los inversores una mayor prima de riesgo respecto a los papeles alemanes, cuya rentabilidad tocó mínimos de dos años. (Traducido por Emma Pinedo)