ACTUALIZA 1-Tres desaparecidos, 87 rescatados tras derrumbe de mina en Sudáfrica

viernes 5 de febrero de 2016 15:08 CET
 

(Añade aumento cifra de trabajadores rescatados)

JOHANNESBURGO, 5 feb (Reuters) - Casi 90 mineros han sido rescatados y tres siguen desaparecidos tras un derrumbe en una mina de oro en el noroeste de Sudáfrica el viernes, dijo la compañía dueña de la mina.

El desplome en la entrada principal de la mina atrapó a 87 trabajadores bajo tierra, de los cuales todos han sido rescatados, dijo Vantage Goldfields en un comunicado. Sin embargo, se sigue dando por desaparecidos a otros tres trabajadores que habían estado trabajando en la superficie en el momento del derrumbe.

No se ha informado de fallecidos, pero ha habido confusión en relación al número de trabajadores involucrados.

"En este momento, quizás ya estén todos fuera. La mayoría han sido evacuados", dijo Mike McChesney, jefe ejecutivo de la pequeña productora de oro, en una conversación telefónica con Reuters desde la mina en la ciudad de Barbeton, en la provincia de Mpumalanga, a unos 360km al este de Johannesburgo.

McChesney y la Asociación de Mineros y Sindicato de Construcción (AMCU) dijeron inicialmente que 115 trabajadores habían quedado atrapados.

Las minas de Sudáfrica son las más profundas y están entre las más peligrosas del mundo. Las muertes en el sector se han reducido debido tanto a la mejora en las medidas de seguridad como a la reducción de la mano de obra al haber caído la producción.

El sindicato de mineros dijo después que 78 trabajadores habían sido rescatados y tres seguían desaparecidos. El motivo de la discrepancia entre las cifras del sindicato y las de la compañía no está claro.

"En estos momentos no están claras las causas del desastre", dijo Manzini Zungu, portavoz del sindicato.

Los accidentes mineros causaron la muerte de 77 trabajadores el año pasado en el país, la cifra más baja registrada hasta la fecha. (Información de Zandi Shabalala y Redacción de Johannesburgo Escrito por James Macharia; Editado por Kevin Liffey. Traducido por Miren Masides.)