El BCE se dispone a adoptar una postura cauta mientras los mercados tiemblan

jueves 21 de enero de 2016 12:04 CET
 

Por Francesco Canepa y John O'Donnell

FRANCFORT, 21 ene (Reuters) - El Banco Central Europeo probablemente mantenga los tipos de interés sin cambios en la reunión de su consejo el jueves, aunque un descalabro en los mercados, la caída de los valores bancarios y la inflación en retroceso apunten a la adopción de más medidas a lo largo del año.

La reunión del consejo de gobierno se produce poco después de que en diciembre recortara el tipo de depósito -con el objetivo de que los bancos paguen más por aparcar dinero en el BCE- y ampliara en el tiempo su programa de compra de deuda pública.

Estas medidas, aunque se quedaron cortas frente a las expectativas de muchos en los mercados financieros, han llevado a los economistas a concluir que el jueves no se adoptarán más acciones significativas, sino que podrían llegar en marzo como muy pronto.

El presidente del BCE, Mario Draghi, podría abordar la amenaza de una inflación baja, mientras el petróleo se desploma, además de las turbulencias de los mercados causadas en parte por un crecimiento chino más débil.

Draghi también podría afrontar preguntas sobre las caídas en el precio de las acciones y bonos de varios bancos, sobre todo en el sur de Europa, como en Italia. El coste de asegurar muchos de esos bancos contra el impago ha subido abruptamente en las últimas semanas entre temores por créditos morosos, lo que pone de relieve que vienen tiempos convulsos.

No obstante, tras haber elevado demasiado las expectativas en diciembre, Draghi probablemente no llegue a hacer promesas concretas, haciendo hincapié en su lugar en la disposición del banco a actuar.

"Creo que el BCE suavizará aún más su política, pero no hoy", dijo Joerg Kraemer, economista de Commerzbank. "En marzo podría recortarse otra vez la tasa de depósito".

Reinhard Cluse, economista de UBS, compartía una visión similar. "El BCE está en espera de momento", dijo. "Draghi puede decir: 'hemos dado la medicina y ahora tenemos que dejar que haga efecto'".

Un recorte de sus previsiones de inflación en marzo, que el BCE tiene como objetivo mantener cerca del 2 por ciento, podría desencadenar medidas.

Los pronósticos del BCE de diciembre se basan en unos precios del petróleo promediando 52,2 dólares el barril, pero el crudo Brent cotiza alrededor de 28 dólares el barril e incluso los futuros a 2022 están por debajo de 50 dólares, lo que indica que existe poca confianza en un rápido rebote. (Información adicional de Balazs Koranyi y Frank Siebelt. Traducido por Emma Pinedo)