PREVIA-Crecimiento del PIB de China en cuarto trimestre será el más débil desde 2009: sondeo

martes 12 de enero de 2016 15:59 CET
 

PEKÍN, 12 ene (Reuters) - China está a punto de hacer público el dato de crecimiento económico del cuarto trimestre, que sería el más débil desde la crisis global financiera, añadiendo presión a las autoridades para que tomen medidas para evitar una desaceleración más fuerte, que podría sacudir a los mercados mundiales.

El renovado declive de los mercados bursátiles chinos y del yuan aumentó el temor entre los inversores globales sobre la salud de la segunda mayor economía del mundo, aunque los analistas ven pocas señales de una caída abrupta en la actividad.

El crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en el cuarto trimestre se desaceleró probablemente hasta el 6,8 por ciento frente al mismo periodo del año pasado, y por debajo del 6,9 por ciento del tercer trimestre, según un sondeo de Reuters a 50 economistas.

Este sería el ritmo de expansión más débil desde el primer trimestre de 2009, cuando el crecimiento bajó hasta el 6,2 por ciento.

La previsión más alta del sondeo fue del 7,1 por ciento, y del 5,3 por ciento la más reducida, aunque algunos inversores temen que los actuales niveles de crecimiento puedan ser ya mucho más débiles de lo que sugieren los datos oficiales.

"La debilidad en la demanda tanto a nivel doméstico como externo exacerbaron las presiones deflacionarias en la economía", escribieron en una nota los economistas del HSBC Qu Hongbin y Julia Wang. "En 2016, la débil demanda a nivel doméstico y externo seguirá afectando al crecimiento".

Se espera que el crecimiento económico para el año completo se haya enfriado hasta el 6,9 por ciento en 2015, su ritmo más lento en 25 años, frente al 7,3 por ciento en 2014, indicó recientemente un documento de trabajo del banco central.

El objetivo de crecimiento de Pekín para 2015 era de "alrededor" del 7 por ciento. El Gobierno rechazó las insinuaciones de que las cifras están siendo infladas para cumplir las estimaciones oficiales.

Aunque se espera que el Ejecutivo se apoye más en la política fiscal para respaldar el crecimiento económico este año, es probable que el banco central necesite aún mantener una política económica expansiva para ayudar a contener el impacto de las reformas estructurales en la economía.

El Gobierno podría ampliar el déficit presupuestario de este año a cerca del 3 por ciento, el más alto en, tal vez, medio siglo, mientras los líderes abordan rebajas impositivas y aumentan el gasto para apoyar el crecimiento, señalaron asesores políticos, tras los resultados decepcionantes de un año de alivio en la política monetaria.

Se espera que el Gobierno fije un objetivo de crecimiento económico de al menos el 6,5 por ciento para 2016, en línea con un nuevo plan quinquenal para cumplir un previamente anunciado objetivo de duplicar el PIB y los ingresos per cápita para 2020 desde los niveles de 2010, afirmaron personas relacionadas con la política económica. (Información de Kevin Yao y Shaloo Shrivastava; editado en español por Carlos Serrano)