China orienta el yuan al alza mientras sus bolsas caen

lunes 11 de enero de 2016 08:52 CET
 

Por Pete Sweeney y Lu Jianxin

SHANGHÁI, 11 ene (Reuters) - China orientó el yuan al alza el lunes por segunda sesión consecutiva, en un movimiento que podría calmar las preocupaciones sobre lo lejos que Pekín podría dejar caer su divisa, aunque sus mercados de renta variable cayeron de nuevo por la persistencia de dudas sobre el propósito de sus decisiones.

Percibidas como tropiezos, las decisiones de las autoridades de China han reavivado la preocupación en los mercados de todo el mundo de que Pekín podría perder el control de su política económica, en un momento en que el país parece encaminado a su menor tasa de crecimiento en 25 años.

Una depreciación del 1,5 por ciento en el yuan desde el inicio de 2016, tras un debilitamiento del 4,7 por ciento en 2015, ha generado alarmas entre rivales comerciales por si China se arriesgaba a una "guerra de divisas" de devaluaciones competitivas.

La estabilidad del yuan podría ayudar a calmar esos temores, aunque no logró detener las ventas en las bolsas chinas.

El Índice Compuesto de Shanghái y el CSI300 cerraron con descensos de más del 5 por ciento tras hundirse un 10 por ciento la semana pasada, que desencadenó una serie de ventas en todo el mundo de activos de más riesgo.

El banco central de China estableció el punto medio para el yuan en 6,5626 por cada dólar, algo más firme que el viernes y mucho más sólido que el cierre no oficial del yuan de 6,5938. Los analistas han estado esperando alrededor de 6,5860 para el punto medio, un nivel desde el cual el yuan no puede oscilar más del 2 por ciento.

El banco central también dio una orientación diaria más fuerte para el yuan el viernes, tras una serie de ocho sesiones de debilidad que culminaron con la mayor caída de un día en cinco meses el jueves.

"Las diferentes señales sobre las decisiones de divisas han hecho tropezar a los participantes del mercado, y tenemos cautela al creer que habrá pronto una calma inmediata", dijo Paul Mackel, jefe de análisis de divisas en mercados emergentes de HSBC, en una nota.

"En este contexto, esperamos que la volatilidad del yuan siga alta, mientras que la presión de depreciación probablemente siga fuerte", dijo.

El yuan se fortalecía por la mañana a 6,5847, mientras que el yuan en el extranjero subía con fuerza a 6,6614, estrechando el diferencial entre ambos a menos del 1,2 por ciento. El diferencial, que se estrechó a más del 2 por ciento la semana pasada, complica la batalla de China por evitar la salida de capitales de una economía China que se enfría. (Información de Pete Sweeney y Lu Jianxin; Escrito por Wayne Cole y Will Waterman; editado por Simon Cameron-Moore)