16 de diciembre de 2015 / 11:40 / hace 2 años

Sanlúcar de Barrameda, laboratorio de una nueva era de pactos en España

Por Julien Toyer

SANLÚCAR DE BARRAMEDA, Cádiz, 16 dic (Reuters) - La política local de esta pequeña ciudad andaluza conocida por sus carreras de caballos en la playa y su manzanilla ofrecen una muestra de las ambiciones de Ciudadanos, el partido que podría tener la llave de la política española en los próximos años.

Como socio minoritario en un ayuntamiento de izquierdas desde hace ocho años, Ciudadanos ha ayudado a conducir la agenda económica que defiende en su campaña nacional para las elecciones del 20 de diciembre: principalmente, poner al día una vieja y costosa burocracia.

La deuda de la ciudad se ha reducido en ocho años de 108 millones de euros a 62 millones. El número de funcionarios ha caído de 1.300 a 700. Y los concejales necesitan ahora el visto bueno del Ayuntamiento para cualquier gasto de más de 100 euros.

“Cuando llegamos, la situación municipal era un caos. La situación financiera era dramática”, dijo Juan Marín, un empresario que lideró la primera campaña de Ciudadanos en Sanlúcar y fue teniente alcalde entre 2007 y 2015, cuando el partido formó coalición con el gobierno socialista local. “Los dos partidos entendimos la urgencia y trabajamos de manera eficiente”.

Lo que pasa en Sanlúcar, una ciudad de 63.000 habitantes, podría no funcionar a nivel nacional. A diferencia de países vecinos como Italia o Grecia, España tiene poca experiencia en coaliciones o gobiernos de consenso.

Sin embargo, los sondeos de opinión muestran que Ciudadanos tendrá un resultado lo suficientemente bueno en las próximas elecciones generales del 20 de diciembre como para influir sobre cómo se gestiona España en un futuro.

El movimiento liberal, nacido hace diez años, saltó a la primera línea nacional este año en parte gracias a su telegénico y joven líder Albert Rivera. Se espera que sea el tercer partido en el Congreso tras las elecciones.

Esto implica que, dependiendo del resultado de los dos grandes partidos -el gobernante Partido Popular y PSOE, actualmente en la oposición-, Ciudadanos podría convertirse en la principal bisagra de un gobierno nacional de uno u otro.

El partido dice que quiere ofrecer una tercera vía en la política europea al reconciliar el ajuste de cinturón del estado de bienestar y otras medidas de austeridad que España está adoptando para proteger su economía de futuros baches con medidas para revitalizar el crecimiento.

Es una receta que otros en Europa, como el Gobierno de centroizquierda de Matteo Renzi en Italia, también están intentando seguir.

En Sanlúcar, los esfuerzos de Ciudadanos para recortar los costes de la administración pública han tenido un efecto positivo: las cuentas públicas de la ciudad llevan cinco años consecutivos mostrando superávit. Eso está permitiendo al gobierno local trabajar en cambiar un anticuado sistema fiscal que ha dañado los negocios locales.

Sus críticos afirman que Ciudadanos ha hecho poco para mejorar los problemas económicos básicos en Sanlúcar, incluida una tasa de desempleo del 41 por ciento, la mayor en España en municipios de más de 40.000 habitantes.

Muchas de las carreteras y las típicas casas blancas del casco antiguo necesitan rehabilitación, afirman los residentes. Y Sanlúcar adolece de los servicios turísticos clave que permitirían a la ciudad capitalizar algunas de las mejores playas y patrimonio histórico del país.

“Marín estaba a cargo de la delegación de deportes y mira los polideportivos. ¿Han mejorado? No. Sólo ha sido una muleta para los socialistas”, dijo Antonio Rodríguez, un constructor de 52 años.

INFLUYENDO DESDE UN SEGUNDO PLANO

Aún así, el estilo de gobierno de Ciudadanos en una administración local es un buen centro de pruebas de cómo el partido podría influir en la política económica nacional.

Hasta el momento, ni el Partido Popular ni el PSOE han dicho que quieran formar un gobierno de coalición con Ciudadanos si no consiguen los suficientes votos para gobernar en solitario.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, dice que incluso si le piden entrar a formar parte de un gobierno, su partido prefería dar apoyo parlamentario sin tener carteras ministeriales.

Este año, Ciudadanos también adoptó en Sanlúcar su estrategia de apoyo externo. Después de ocho años como socio minoritario de gobierno, los concejales de Ciudadanos en el ayuntamiento de Sanlúcar se retiraron del equipo de gobierno, que encabezan los socialistas. En su lugar, el partido se ha asociado caso por caso con el PSOE para aprobar leyes locales.

Ciudadanos está haciendo lo mismo a nivel regional, donde Marín ahora es diputado en el Parlamento andaluz. En junio, por ejemplo, el partido respaldó la investidura del Gobierno socialista de Susana Díaz a cambio de que éste aprobase leyes para combatir la corrupción. Posteriormente, Ciudadanos permitió la aprobación de los presupuestos de 2016 tras solicitar incluir ciertas medidas.

FÓRMULA POPULAR

Faustino Lozano, asesor fiscal que dirige Apysan, una asociación local de pymes en Sanlúcar, dice que Ciudadanos es más eficaz desde que ha abandonado el gobierno local.

Lozano cree que el partido ahora es más crítico con el Ayuntamiento, a la vez que está más abierto a propuestas de su asociación empresarial, aportando un vínculo clave entre la sociedad civil y la administración.

Por ejemplo, Ciudadanos ha ayudado a que se cumpla una reivindicación de los pequeños negocios: mejorar la limpieza de las calles durante la temporada turística. El partido también respalda cambios en el desfasado sistema impositivo local - clave para los empresarios, según Lozano.

Lozano y otros también alabaron los recortes en gasto público. Además del descenso de funcionarios, los asesores del Ayuntamiento de Sanlúcar han bajado de 59 a 12.

Incluso el alcalde socialista, Víctor Mora, que trabajó codo con codo con Marín durante ocho años, dice que la fórmula está dando resultados.

Dado que los socialistas gobiernan el Ayuntamiento sin clara mayoría, los grupos políticos se ven obligados a negociar una y otra vez y alcanzar consensos.

Recientemente, hubo un prolongado debate antes de alcanzar un acuerdo sobre una norma para evitar que ciertas personas con ingresos bajos fueran desahuciadas. La propuesta fue una iniciativa de Podemos, el partido de izquierdas que también aspira a obtener un buen resultado en las elecciones generales.

Aunque alcanzar dicho acuerdo a nivel nacional es mucho más difícil, las últimas encuestas sugieren que el país está preparado para un gobierno de más consenso tras casi cuatro décadas en las que un sólo partido ha llevado las riendas.

Según un sondeo de Metroscopia publicado en octubre, el 67 por ciento de los españoles están a favor de una coalición de gobierno tras las elecciones.

“En Sanlúcar ha funcionado bien porque éramos dos partidos pero actuamos como uno”, dijo Mora, el alcalde de Sanlúcar. “Gobernar en minoría está bien, pero siempre y cuando los partidos tengan madurez política y cultura democrática”. (Editado por Alessandra Galloni; Traducido por Andrés González y Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below