14 de diciembre de 2015 / 9:24 / hace 2 años

Impuestos, empleo y gasto público, en juego el 20-D en España

* Ningún partido podrá aplicar su plan económico al completo

* Muchas coincidencias entre programas de PSOE y Podemos

* PP y C's quieren bajar IRPF, difieren en IVA y empleo

* Pensiones y financiación CCAA exigen grandes consensos

* Nuevo Gobierno podría pedir reducción déficit más lenta

Por Blanca Rodríguez

MADRID, 14 dic (Reuters) - La política económica española sufrirá una gran transformación o sólo mínimas modificaciones tras las elecciones del próximo 20 de diciembre, que previsiblemente darán lugar a un Gobierno en minoría con necesidad de apoyos externos tras cuatro años de mayoría absoluta del Partido Popular (PP).

Subidas o bajadas impuestos, más o menos cambios en un mercado laboral con más de 4 millones de parados, aumento drástico del gasto público o una consolidación fiscal más lenta tendrán que ser acordados y pactados en un escenario inédito en España en el que cuatro partidos se repartirán el grueso de los 350 diputados del Congreso.

El PP aparece en todos los sondeos como la fuerza más votada, pero muy lejos de los 176 parlamentarios que marcan la mayoría absoluta, y seguido de cerca por los socialistas, la formación de centro Ciudadanos (C's) y el partido antiausteridad Podemos, con un porcentaje récord de indecisos que podrían tener la clave de las elecciones.

"Se tiene que ver quién tiene más capacidad para generar acuerdos, consensos y más votos a favor que en contra", dijo a Reuters Jordi Sevilla, responsable del programa económico del PSOE, quien da por hecho que su candidato, el líder socialista Pedro Sánchez, supera en este capítulo a Mariano Rajoy.

Ninguno de los cuatro ha querido desvelar cuál será su estrategia postelectoral, y rechazan a priori apoyar la investidura de un candidato que no sea el suyo, pero la experiencia de las autonómicas y municipales del pasado mayo apunta a acuerdos sin pactos de legislatura.

Los portavoces económicos reconocen que en temas como la financiación autonómica y la sostenibilidad de las pensiones tendrán que llegar a grandes consensos, pero otros capítulos como cambios en la fiscalidad y en el mercado de trabajo serán más difíciles de pactar y se determinarán casi votación a votación.

¿PSOE+PODEMOS? ¿PP+C'S?

Sobre el papel, la ecuación más lógica une al PSOE y a Podemos por sus numerosas propuestas económicas coincidentes, como la derogación de la reforma laboral del PP y la subida del salario mínimo, mientras que a PP y a C's se les percibe más cercanos por su enfoque más liberal y su apuesta para bajar el IRPF.

Sin embargo, los dos primeros no parecen estar cómodos juntos, mientras que los dos segundos no tienen tanta sintonía como parece desde fuera y difieren en temas clave como la reorganización del IVA y el contrato único con indemnización creciente que propone C's, que son rechazados frontalmente por el PP.

"Para que haya el cambio que queremos tenemos que ganar las elecciones (...) no estaremos en una coalición de gobierno en la que no podamos poner en marcha todo nuestro programa", dijo a Reuters el coordinador del programa económico de Ciudadanos, Luis Garicano.

El partido liderado por Pablo Iglesias, que se presenta por primera vez a las elecciones generales tras nacer hace menos de dos años desde el movimiento de los "indignados", ve además con desconfianza al PSOE, al que asocia con "la casta" por haber gobernado el país y no haber aplicado las medidas que ahora defiende.

"Hay dos PSOE. Uno en el Gobierno y otro en la oposición", dijo el economista de Podemos Nacho Álvarez, cuyo programa se basa en la idea de que más gasto público -plantea un programa de expansión fiscal de 96.000 millones de euros- se traducirá en más crecimiento y empleo.

¿GRAN COALICIÓN?

La gran coalición entre PP y PSOE, que algunos en el partido de Rajoy no ven con malos ojos, es rechazada por los socialistas, aunque éstos reconocen que lo que no está excluido es llegar a grandes acuerdos sobre determinados temas con todos los partidos, incluido el PP.

"En este país la experiencia buena que todos valoramos como muy positiva fueron los Pactos de la Moncloa. Tú llegas a grandes acuerdos y a grandes consensos pero luego los ejecuta el Gobierno, y la oposición es capaz de controlar el nivel de cumplimiento o no de esos acuerdos", explicó Jordi Sevilla.

En el importante capítulo de la reducción de un muy elevado déficit, sólo el PP defiende un cumplimiento estricto de los objetivos fijados por Bruselas, ya que PSOE y Podemos dicen que negociarán una ralentización de la consolidación fiscal y C's ha avanzado que en 2016 será muy difícil cuadrar las cuentas con los presupuestos aprobados por el PP.

Bruselas ya ha dicho que el candidato que salga elegido de las urnas en diciembre tendrá que modificar ese presupuesto con un déficit del 2,8 por ciento del PIB desde el 4,2 por ciento previsto para este año.

"No estamos para ensayos, atención con los aprendices", advirtió el miércoles el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras decir que está en juego la recuperación de la economía española, que este año crecerá un 3,3 por ciento tras años de crisis. (Editado por Carlos Ruano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below