Un sensor de seguimiento ocular podría revolucionar el mundo de los videojuegos

domingo 8 de noviembre de 2015 17:00 CET
 

Por Helena Soderpalm

ESTOCOLMO, 8 nov (Reuters) - Un descubrimiento accidental ocurrido hace 15 años en un laboratorio de Estocolmo podría hacer ganar una fortuna a los ingenieros que lo descubrieron si consiguen ganarse a unos de los consumidores más exigentes: los jugadores de videojuegos.

Desde que John Elvesjo se diese cuenta por casualidad de que un sensor con el que trabajaba en un experimiento era capaz de seguir los movimientos del ojo, la tecnología desarrollada junto con Henrik Eskilsson y Marten Skogo ha permitido que personas discapacitadas puedan usar un ordenador al identificar el lugar de la pantalla al que están mirando.

El sistema utiliza una luz infrarroja invisible que ilumina los ojos. Los sensores de la cámara capturan el reflejo que se proyecta sobre su retina y córnea para calcular dónde se sitúa el ojo y adónde puede estar mirando.

El uso potencial de este dispositivo en el mercado de masas podría considerarse casi ilimitado.

Los anunciantes podrían adaptar imágenes publicitarias en función de donde descanse la mirada. Un vehículo podría avisar al conductor si detecta que está a punto de quedarse dormido. Eskilsson explica que el rastreo visual estará integrado en un futuro en todos los portátiles, smartphones, tabletas y vehículos.

El primer mercado en el que se podría implantar es en el de los videojuegos. Si un jugador mira a una parte de la pantalla, la imagen se abrirá hasta una panorámica y aparecerá un nuevo campo de visión.

La posibilidad de que el invento se introduzca en la altamente competitiva industria del videojuego, podría depender de un acuerdo suscrito este año entre Tobii, una empresa de Eskilsson, y Ubisoft, desarrollador del exitoso videojuego "Assassin's Creed: Rogue".

Siguiendo la mirada del jugador, los ojos del guerrero Shay Patrick Cormac verán a través de mares, fuertes y campos de batalla mientras da caza a asesinos por Norteamérica durante la Guerra de los Siete Años en la versión del juego para PC.

Tobbii estima que los sensores de seguimiento ocular para videojuegos tienen un mercado potencial de 5.000 millones de dólares al año, seis veces el valor de la compañía en bolsa. (Editado por Niklas Pollard, Tom Pfeiffer y Pravin Char.; Traducido por Ana Vicario)