Obama da marcha atrás a ley de acceso a información encriptada

domingo 11 de octubre de 2015 18:05 CEST
 

11 oct (Reuters) - La Administración del presidente Barack Obama ha dado marcha atrás en la búsqueda de una legislación que daría a las autoridades de EEUU acceso a los mensajes cifrados de los ciudadanos, dijo la Casa Blanca el sábado.

"Estamos comprometidos activamente con las empresas privadas para asegurarnos de que entienden el riesgo para la seguridad pública y nacional que resulta del uso que actores maliciosos hacen de sus productos y servicios encriptados", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Marcos Stroh. "Sin embargo, el gobierno no está buscando una ley en este momento".

Stroh reiteró los comentarios del director la Oficina Federal de Investigación, James Comey, quien en su testimonio ante un comité del Senado dijo el jueves que el gobierno no buscaría una ley que permitiese que se vulnere información cifrada.

"Las cambiantes formas de comunicación en Internet y el uso del cifrado están planteando desafíos reales a la capacidad del FBI para garantizar la seguridad pública y las misiones de seguridad nacional", advirtió Comey.

La industria de la tecnología, a través de grupos que representan a compañías como Apple Inc, Google Inc , Facebook Inc, IBM y Microsoft Corp , se resistió este año a cualquier acción de la Administración para debilitar sistemas de cifrado cada vez más sofisticados, diseñados para proteger la privacidad de los consumidores.

La decisión de alejarse de una ley que obligue a las empresas a entregar información cifrada al gobierno federal se produjo por los temores de que la información sería entonces vulnerable a los hackers, informó el periódico The New York Times el sábado.

Recientemente, los hackers han violado los sistemas informáticos federales de la Oficina de Administración de Personal y el Servicio de Impuestos Internos, y también ha robado datos personales de empleados federales y algunos contribuyentes estadounidenses. (Información de Lisa Lambert y Jeff Mason; traducido por Víctor Nauzet Hernández)