Los griegos se muestran enfadados pero resignados ante perspectiva de más austeridad

viernes 26 de junio de 2015 19:31 CEST
 

Por Michele Kambas

ATENAS, 26 jun (Reuters) - El descrédito dio paso a la ira y la resignación en Grecia el viernes, a medida que aumentan las posibilidades de una nueva ronda de austeridad y sigue sin sellarse un acuerdo a largo plazo para poner fin a la incertidumbre sobre las deudas del país.

A punto de cumplirse el plazo del 30 de junio, cuando Grecia debería pagar un préstamo de 1.600 millones de euros al Fondo Monetario Internacional, Atenas seguía discutiendo con sus acreedores por un paquete fiscal que, asegura, impondrá más austeridad al país, de 11 millones de habitantes.

Incluso la influyente Iglesia de Grecia entró al ruedo e hizo un llamamiento a todas las partes para llegar a un acuerdo con el fin de ayudar a poner fin al aprieto de los griegos.

"El Sínodo Sagrado está convencido de que, con la iluminación de nuestro señor Jesús, es posible encontrar una solución mutuamente aceptable", afirmó.

El presidente del grupo de presión del sector de los minoristas griegos, Vassilis Korkidis, dijo que el país se enfrenta a una "crucifixión" por parte de los prestamistas, a los que comparó con Anás y Caifás, dos sacerdotes que persiguieron a Jesucristo, según la Biblia.

"Creo que lo que molesta a todos los griegos es la percepción de que Grecia está siendo tratada como un botín político y económico", comentó Korkidis, que es el jefe de la Confederación Helénica de Comercio y Emprendimiento.

Aún así, dijo que un mal acuerdo es mejor que ninguno.

"Si optamos por romper con los prestamistas -que, aparte de provocar la bancarrota, sería una fuente de vergüenza nacional-, ¿quién confiará en nosotros en el extranjero"?, se preguntó.   Continuación...