La recuperación se ralentiza en Reino Unido en el primer trimestre

martes 28 de abril de 2015 10:55 CEST
 

LONDRES, 28 abr (Reuters) - La economía británica se ralentizó de forma más pronunciada que lo previsto en los primeros tres meses de 2015, asestando un revés al primer ministro David Cameron, que ha apostado su campaña de reelección a la fortaleza de la recuperación.

El Producto Interior Bruto (PIB) aumentó un 0,3 por ciento entre enero y marzo, frente al último trimestre de 2014, cuando el crecimiento trimestral fue del 0,6 por ciento, informó el martes la Oficina Nacional de Estadística.

Fue la tasa más lenta de crecimiento desde el último trimestre de 2012, dijo la oficina, cuando existían temores de que Reino Unido pudiera caer en recesión.

La previsión media en una encuesta de Reuters entre economistas apuntaba a una subida del 0,5 por ciento.

La lectura preliminar del PIB es en gran medida una estimación de los estadísticos británicos, ya que más de la mitad de los datos aún no se han recabado, y a menudo la cifra se revisa.

El economista jefe de la oficina estadística, Joe Grice, advirtió en contra de analizar demasiado los datos trimestrales.

Pero a nueve días de las elecciones nacionales del 7 de mayo, la oposición laborista, que está muy cerca de los conservadores de Cameron en las encuestas de opinión, probablemente se apodere del dato.

El mensaje de campaña de los conservadores ha estado dominada por referencias a los éxitos de su "plan económico a largo plazo" y llamamientos a los votantes a darles otro mandato para terminar de arreglar las finanzas públicas.

Los laboristas se han centrado en lo que llaman una crisis del coste de la vida en Reino Unido ya que los salarios no han aguantado el ritmo de la inflación en la mayor parte de los cinco años que Cameron ha ejercido como primer ministro.

La economía británica es un 2,4 por ciento mayor que el mismo periodo del año pasado.

La encuesta de Reuters preveía un crecimiento anual del 2,6 por ciento. (Información de William Schomberg y David Milliken; Traducido por Emma Pinedo)