Roche está abierto a hacer alianzas en búsqueda de combinaciones de fármacos contra el cáncer

miércoles 1 de abril de 2015 16:00 CEST
 

Por Ludwig Burger y Patricia Weiss

FRÁNCFORT, 1 abr (Reuters) - Roche, el mayor fabricante mundial de fármacos contra el cáncer, está dispuesto a colaborar con sus rivales para hallar nuevas terapias combinadas y afrontar tratamientos multifacéticos, aseguró su presidente ejecutivo.

Severin Schwan dijo que la compañía está invirtiendo en una nueva generación de medicamentos de inmunoterapia contra el cáncer, donde el hallazgo de terapias combinadas para combatir los tumores en diferentes frentes sería "extremadamente importante".

Roche compite con rivales como Bristol-Myers Squibb , Merck & Co y AstraZeneca para desarrollar estas terapias inmuno-oncológicas, que emplean el poder del sistema inmune del cuerpo en su lucha contra el cáncer.

"Estamos abiertos a posibles formas de colaboración con partes externas", dijo Schwan a periodistas en la noche del miércoles.

Aseguró que las alianzas son importantes, aunque la firma tiene capacidad para desarrollar combinaciones de fármacos por su cuenta.

"Las colaboraciones son absolutamente fundamentales", dijo.

Usar una mezcla de dos o más medicamentos en lugar de uno puede incrementar las posibilidades de erradicar todas las células cancerosas en el organismo de un paciente, reduciendo el riesgo de que células extraviadas puedan empezar a dividirse otra vez tras un tratamiento inicial exitoso.

Roche, con sede en Suiza, llegó a un acuerdo en enero para adquirir la participación mayoritaria en Foundation Medicine , un negocio de análisis molecular y genómico, para ayudar a desarrollar terapias combinadas e identificar a los pacientes con cáncer de forma más acertada.

Entre los fármacos usados por Roche en terapias combinadas destaca el cobimetinib, desarrollado por la firma biotecnológica estadounidense Exelixis Inc, que será utilizada junto a otra medicina de Roche llamada Zelboraf para tratar un cierto tipo de cáncer de piel.

(Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Editado por Gabriel Sánchez en Madrid)