Después de la muerte de su actor principal, el director acaba "Furious 7"

viernes 27 de marzo de 2015 14:26 CET
 

Por Mary Milliken

LOS ÁNGELES, 26 mar (Reuters) - Cuando su actor protagonista murió repentinamente, James Wan sabía que no había otro director que pudiera darle consejos sobre cómo acabar la película.

Wan estaba en medio de la producción de "Furious 7" - su primera película de gran presupuesto en la franquicia más lucrativa y de más larga duración de Universal Pictures, "Fast & Furious" - cuando Paul Walker murió en un accidente de tráfico durante un descanso en noviembre de 2013.

"Simplemente estábamos asolados emocionalmente por todo y me tomó mucho tiempo después de la conmoción inicial, incluso pensar si podía o no terminar la película", dijo Wan a Reuters antes del estreno la próxima semana de "Furious 7".

El modo en que el director de 38 años, junto son el reparto y resto del equipo, manejó la ausencia de Walker promete ser uno de los temas más comentados de una de las mayores películas del año. El filme de 190 millones de dólares se estrena en cines el 3 de abril y se espera que bata el récord de la taquilla de abril con una recaudación en su debut de 115 millones de dólares.

Después de una interrupción de la producción, la tripulación comenzó a modelar la película a través de miles de horas de tomas a Walker, fallecido a los 40 años, no sólo de "Furious 7", sino también de películas anteriores de la saga.

"Hubo muchas noches en vela estudiando minuciosamente horas de metraje tratando de seleccionarlas, no sólo por la imagen, sino también por el material de audio que Paul había realizado", dijo Wan.

Además del trabajo tecnológico, también trajeron a dos hermanos menores de Walker como sustitutos.

"Creo que el mayor elogio que he recibido a partir de las proyecciones realizadas hasta ahora es que la gente dice que la película se visiona apenas sin problemas, dijo el director australiano. (Información de Mary Milliken; traducido por Víctor Nauzet Hernández)