Crece la preocupación por la llegada de alimentos a Vanuatu tras el ciclón

miércoles 18 de marzo de 2015 14:36 CET
 

Por Stephen Coates

PORT VILA, 18 mar (Reuters) - Agencias de cooperación internacional intensificaron el miércoles los llamamientos sobre el ciclón de Vanuatu, advirtiendo de que la poderosa tormenta que afectó a más de dos tercios de la isla-estado del sur del Pacífico había acabado con los cultivos y destruido flotas pesqueras, aumentando con ello el riesgo de hambruna y enfermedades.

Los residentes de la isla sureña de Tanna dijeron que la comida y suministros básicos están llegando con lentitud, mientras que el personal de rescate está luchando por llegar a muchas de las islas azotadas el viernes y sábado por las ráfagas de más de 300 kilómetros por hora del ciclón Pam.

Naciones Unidas dijo que el número total de muertes había sido 11, pero muchos oficiales anticipan que el número aumentará cuando sean capaces de inspeccionar más a fondo las islas exteriores del archipiélago.

Suecia dijo el martes que un hombre sueco de 80 años que había emigrado se encontraba entre los fallecidos.

Sune Gudnitz, jefe de la Oficina de Naciones Unidas para la coordinación de asuntos humanitarios para el Pacífico, dijo que les preocupa la llegada de suministros de alimentos a comunidades aisladas.

"El reto de conseguir sacar tanto personas como bienes sigue. Queremos evitar crear un embotellamiento en Port Vila (capital de Vanuatu), así que necesitamos trabajar rápidamente en un plan para sacar cosas", dijo Gudnitz.

Dos aviones C130 que transportaban vehículos, ingenieros y material de emergencia estaban preparados para salir a las islas exteriores.

El Programa Mundial de Alimentos dijo que está trabajando con las agencias de cooperación sobre el terreno para distribuir comida y otras ayudas después de que fueran destruidos cultivos de plátanos, cocos y otros, muriera el ganado y se hundieran las embarcaciones de pesca.

El Fondo para la Infancia de Naciones Unidas (UNICEF) dijo que el gobierno estaba iniciando una campaña de prevención del sarampión por los bajos niveles de inmunización y un reciente brote.

El turismo, que representa cerca del 40 por ciento de la economía, también se ha visto fuertemente afectado, con Port Vila cerrado para las rutas de cruceros de manera indefinida. (Información de Stephen Coates; Información adicional Lincoln Feast en Sydney, Edgar Su en Port Vila, Colin Packham en Sydney; traducido por Víctor Nauzet Hernández)