Grecia debe asumir el trago amargo como Portugal, dice un ministro luso

viernes 6 de febrero de 2015 14:12 CET
 

Por Axel Bugge y Sergio Goncalves

LISBOA, 6 feb (Reuters) - Portugal atravesó años de dura austeridad que dan ahora frutos y Grecia debe cumplir también sus compromisos con sus socios de la eurozona y los acreedores, dijo el ministro de Economía luso en la Reuters Euro Zone Summit.

Antonio Pires de Lima descartó ningún tipo de renegociación de la deuda para Grecia, afirmando que Atenas tenía que cumplir las normas del juego establecidas por los miembros del euro, especialmente considerando los sacrificios realizados por Portugal, que también tuvo que solicitar un rescate.

La crisis de deuda de Grecia se amplió de nuevo este mes después de que el nuevo Gobierno encabezado por la izquierda dijera que daría marcha atrás en las reformas impuestas bajo los términos del rescate y dejaría de cooperar con la troika de prestamistas internacionales tras años de dura austeridad. Eso les coloca camino de una colisión con sus acreedores.

Pires de Lima dijo que dado que Lisboa había optado por una ruta "que no era la más fácil" para recuperar la credibilidad y recuperar el crecimiento "que es también nuestra actitud frente a la situación en otros países".

"Portugal hizo todo lo que era necesario para acabar con la atmósfera de sospecha que rodeaba al país, acabando con todas las sombras, todas las nubes, todas las dudas", dijo en una entrevista el jueves.

En plena crisis de deuda de Europa, muchos analistas compararon Portugal con Grecia, sugiriendo que el país no aguantaría los profundos recortes de gasto, las mayores subidas de impuestos de que se tienen memoria y la recesión más aguda desde los años 70.

Sin embargo, Portugal salió del rescate a tres años de 78.000 millones de euros concedido por la Unión Europea y el FMI el año pasado, cuando su economía creció también por primera vez desde que surgió la crisis en 2010.

El Gobierno conservador del primer ministro Pedro Passos Coelho aplicó profundos recortes, reformas económicas y amplias privatizaciones sin miramientos. Le ayudó el escaso número de protestas y huelgas, que diferenció a los portugueses de países como Grecia y España.   Continuación...