Noruega vota en contra de una ley que pretendía prohibir la mendicidad

jueves 5 de febrero de 2015 19:51 CET
 

OSLO, 5 feb (Reuters) - El Gobierno de Noruega no ha conseguido que se aprobara el jueves una ley que pretendía prohibir la mendicidad después de que los partidos de la oposición y activistas por los derechos humanos dijeran que la norma criminalizaba a las personas que ofrecen ayuda a la gente más pobre de uno de los países más ricos del mundo.

El Partido de Centro retiró su apoyo a la ley propuesta, dejando al Gobierno minoritario de derechas, que ha relacionado la mendicidad con el aumento de los delitos, sin la mayoría necesaria para llevar la norma al Parlamento.

La legislación habría prohibido tanto mendigar como "cooperar" con los mendigos, con multas de hasta un año de prisión, en un intento de ilegalizar a las bandas acusadas de organizar viajes para gente sin hogar desde países como Rumanía.

Pero el Partido de Centro dijo que la cláusula en la que se pretendía ilegalizar la cooperación podría ser una amenaza a simples actos de beneficencia.

"No puede ser un delito dar ropa, comida o abrigo", dijo Marit Arnstad, dirigente del grupo parlamentario del partido, a la agencia de noticias NTB, antes de añadir que su formación no apoyaría ninguna prohibición a nivel nacional sobre la mendicidad, independientemente de cómo esté redactada.

Activistas por los derechos humanos también han descrito esta ley como draconiana, indicando que está en contra de los tradiciales valores nórdicos de tolerancia.

El viceministro de Justicia, Vidal Brein-Karlsen, aseguró a Reuters que la ley propuesta se ha tirado por tierra. "Todo el mundo sabe que la mendicidad crea debate, y nosotros sólo podemos hacer hincapié en que el Partido de Centro ha cambiado su punto de vista", dijo en un comunicado.

Esta formación ha cooperado a menudo con la coalición gobernante --el Partido Conservador y el Partido del Progreso, la extrema derecha noruega-- con el objetivo de acabar con el crimen en el país.

El año pasado, los tres partidos relacionaron la mendicidad con un incremento de los delitos, asegurando en un comunicado conjunto que había habido una "explosión" del carterismo en Oslo, que había alcanzado las cifras de casos en Berlín, una ciudad que tiene una población siete veces mayor.

Noruega, que se subió al carro de los países ricos gracias a sus yacimientos de petróleo y gas, tiene un fondo de riqueza soberana de 860.000 millones de dólares, lo que corresponde a unos 170.000 dólares por cada uno de sus cinco millones de habitantes.

El año pasado, el Gobierno aprobó una ley que permitía a las municipalidades locales prohibir la mendicidad en lugares públicos. (Información de Alister Doyle. Traducido por Tamara Fariñas Rivas en la redacción de Madrid. Editado por Gabriel Sánchez)