16 de enero de 2015 / 17:38 / hace 3 años

ACTUALIZA 1-Precios al consumidor de EEUU registran mayor descenso en seis años

(Añade detalles)

WASHINGTON, 16 ene (Reuters) - Los precios al consumidor de Estados Unidos registraron en diciembre su mayor declive en seis años mientras que las presiones inflacionarias subyacentes fueron benignas, lo que podría reforzar el argumento a favor de aplazar la primera subida de tipos de interés de la Reserva Federal.

Sin embargo, otros datos publicados el viernes sugieren que la economía aún se encamina a anotar un sólido crecimiento, pese a las débiles lecturas de inflación, con un aumento de la producción industrial el mes pasado y la confianza del consumidor en su mayor nivel en 11 años en enero.

El Departamento de Trabajo dijo el viernes que su índice de precios al consumidor (IPC) había bajado el 0,4 por ciento el mes pasado, la mayor retracción desde diciembre de 2008, después de retroceder 0,3 por ciento en noviembre.

En los 12 meses hasta diciembre, el IPC aumentó sólo un 0,8 por ciento, la lectura más débil desde octubre del 2009, y una fuerte desaceleración respecto al incremento del 1,3 por ciento de noviembre.

"Parece casi seguro que se verán más declives de las tasas de inflación general en los próximos meses" debido a la rápida caída de los precios de la energía, dijo Dan Greenhaus, estratega jefe de BTIG en Nueva York.

"Lo que es importante, sin embargo, es que las tasas de inflación subyacente no son necesariamente inmunes a los declives en el petróleo y la gasolina", agregó.

Aunque funcionarios de la Fed consideran que la caída de la inflación provocada por la energía es transitoria, la fortaleza del dólar está conteniendo a las presiones de precios subyacentes, lo que podría incomodar a algunos consejeros de la Fed que pretenden comenzar a elevar los tipos de interés a mitad de año.

El llamado IPC subyacente, que excluye los costes de los alimentos y de la energía, se mantuvo sin cambios en diciembre. Fue sólo la segunda vez desde 2010 en que el IPC subyacente no subió.

En los 12 meses hasta diciembre, el IPC subyacente se elevó un 1,6 por ciento, el menor avance desde febrero.

CONFIANZA DEL CONSUMIDOR

Pese al fortalecimiento del mercado laboral y de la economía, no parece que la inflación alcance pronto la meta del Banco Central estadounidense de un 2 por ciento.

De hecho, algunos economistas creen que podría caer en territorio negativo este año antes de repuntar.

Sin embargo, la debilidad de la inflación subyacente junto a un empeoramiento de las perspectivas para la economía global probablemente compliquen más a la Fed, que tendrá que sopesar la debilidad de la inflación contra otras señales de fortaleza económica.

La lectura preliminar del índice general de la confianza del consumidor de Thomson Reuters/Universidad de Michigan para este mes fue de 98,2, la mayor medición desde enero del 2004 y por encima de la mediana de las previsiones de 94,1 de 72 economistas encuestados por Reuters.

El dato reflejó el aumento tanto del empleo como de los ingresos, además de un impulso al poder adquisitivo a partir de la caída de los precios de la gasolina.

Un dato separado de la Fed mostró que la producción industrial había aumentado un 0,3 por ciento el mes pasado, un cuarto mes consecutivo al alza.

La debilidad de la demanda global y un aumento de la producción de esquisto en Estados Unidos han provocado una sobreoferta de petróleo, que ha causado el desplome de precios.

En Estados Unidos, los precios de la gasolina registraron el mes pasado su mayor caída desde diciembre de 2008 y han bajado durante seis meses consecutivos.

El coste de los alimentos subió un 0,3 por ciento tras avanzar un 0,2 por ciento el mes previo. Además de alimentos y energía, los costes de la vivienda aumentaron un 0,2 por ciento el mes pasado después de subir un 0,3 por ciento en noviembre.

Los precios de insumos para cuidado médico registraron su mayor aumento desde mayo de 1989.

Sin embargo, los precios de las vestimentas anotaron su mayor declive desde septiembre de 1998 y también hubo caídas en los costes de pasajes aéreos y de vehículos motorizados nuevos.

El coste de automóviles y camionetas usadas cayó un 1,2 por ciento.

Información de Lucia Mutikani. Editado por Tamara Fariñas Rivas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below