Uno de cada tres españoles pagó su vivienda al contado en 2014 -encuesta

miércoles 14 de enero de 2015 14:02 CET
 

MADRID, 14 ene (Reuters) - El 32 por ciento de los compradores de viviendas en España en 2014 lo hizo pagando al contado y no a través de hipoteca u otras fórmulas, según muestra la última encuesta realizada por Fotocasa entre los usuarios del portal inmobiliario.

Pese a que la banca no ha recuperado aún la alegría a la hora de conceder hipotecas de los años del 'boom' de la vivienda, el préstamo bancario sigue siendo la forma más común a la hora de adquirir una propiedad, método que han seguido el 62 por ciento de los compradores, según el estudio, realizado a través de más 10.057 entrevistas.

El informe muestra también la cuantía a la que ascienden este tipo de transacciones, lo que supone un gasto medio de 246.000 euros, 142.000 euros por la compra de un apartamento y 333.000 euros por la de un adosado.

Los últimos datos de precios y transacciones del sector inmobiliario apuntan a cierta estabilización, con un mayor interés de inversores extranjeros y una tímida recuperación del crédito, tras seis años de bache profundo.

Aun así, el precio medio de la vivienda de segunda mano en España ha acumulado, según este portal, una caída de más de un 40 por ciento desde que registrara su máximo histórico en abril de 2007 con 2.952 euros por metro cuadrado.

En cuanto a las edades de los compradores y la inversión realizada, existen grandes diferencias. Los que más han invertido en vivienda en 2014 han sido los españoles de entre 45 y 54 años, con una media de 204.984 euros, seguidos de los que tienen entre 35 y 44, con una media de 189.609 euros.

CONDICIONES HIPOTECARIAS

Desde que estalló la crisis inmobiliaria en 2007, el sector entró en caída libre, en un contexto de saturación de la oferta y brusca reducción de la demanda ante el aumento del paro y una crisis bancaria que cerró el grifo de las hipotecas.

No obstante, la concesión de préstamos hipotecarios ha mostrado una mejoría a lo largo de 2014 y también han incrementado las operaciones de compraventa, aunque las cifras aún se sitúan muy lejos de las años de bonanza.

Los expertos ven en la relativa mejora de las condiciones de financiación uno de los principales motivos de la reanimación de la actividad inmobiliaria. Dicha reactivación es uno de los principales objetivos de las medidas no convencionales de financiación para la banca que ha puesto en marcha BCE y del rescate de parte del sector financiero español con dinero público.

Pese a la mejoría, los analistas consideran poco probable que el ladrillo recupere el enorme peso que llegó a tener en España, un país en el que las grúas conformaron su paisaje durante décadas antes de sufrir un pinchazo de la burbuja inmobiliaria que desató la mayor recesión desde la democracia. (Información de Tamara Fariñas Rivas; editado por Tomás Cobos)