Incendio destruye dos depósitos petroleros Libia, otros dos siguen en llamas

martes 30 de diciembre de 2014 17:13 CET
 

TRIPOLI, 30 dic (Reuters) - Dos depósitos de almacenamiento de petróleo siguen en llamas en el puerto libio de Es Sider, mientras que otros dos fueron destruidos casi una semana después de que una serie de enfrentamientos en la terminal ocasionaran el incendio, dijo el martes el portavoz de la estatal National Oil Corp (NOC).

Los incendios que afectaban a otros dos depósitos de almacenamiento en el mayor puerto petrolero de Libia fueron extinguidos, aunque la magnitud de los daños aún no está clara, dijo el portavoz de NOC, Mohamed El Harari.

Una fuente de la industria dijo que al menos 1,2 millones de barriles de petróleo fueron destruidos por el siniestro que se inició tras los enfrentamientos reportados el 25 de diciembre entre facciones armadas aliadas al Gobierno libio reconocido internacionalmente y un grupo conocido como Libya Dawn, que compite por el control del país.

Los dos puertos más grandes de Libia, Es Sider y Ras Lanuf, han paralizado sus operaciones desde que una fuerza leal a un gobierno rival en Trípoli intentase capturar las terminales cuando estaban en poder de las fuerzas aliadas al primer ministro Abdullah al-Thinni.

Thinni se vio obligado a ejercer en el este del país desde que Libya Dawn capturó Trípoli en agosto, creando su propio gobierno y parlamento, que no son reconocidos por las potencias mundiales.

Es Sider es abastecida por los yacimientos operados por Waha Oil Co, un grupo conjunto formado por National Oil Corp y las estadounidense Hess, Marathon y ConocoPhillips .

Sin los dos puertos que previamente representaban unos 300.000 bpd, la producción total de Libia alcanza el rango de los 380.000 bpd reportados el domingo, dijo Harari.

Los puertos de Zawiya y Mellitah, en el oeste del país, también suspendieron las exportaciones de crudo debido a que el conflicto obligó al cierre de los campos conectados de El Sharara y El Feel. Sólo las terminales de Hariga y Brega, en el este, y dos yacimientos lejos de la costa siguen operando. (Información de Ulf Laessing; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Editado por Gabriel Sánchez en Madrid)