Crecimiento alemán en 2015 puede ser mejor de lo esperado -Weidmann

domingo 28 de diciembre de 2014 12:29 CET
 

BERLÍN, 28 dic (Reuters) - El crecimiento en Alemania, la mayor economía europea, podría ser mejor de lo esperado el próximo año y la situación en Europa no es tan mala como mucha gente cree, dijo el presidente del banco central alemán el domingo a un diario.

En una entrevista con el Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung, Jens Weidmann, también miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), reiteró su oposición a los planes del BCE para comprar bonos soberanos.

El BCE vigila de cerca cómo afectará la reciente caída del precio del petróleo a la inflación de la zona euro, que está muy por debajo de su objetivo justo por debajo del 2 por ciento, y se mantiene listo para hacer más por mantener a la región alejada de la deflación.

"Tal y como están ahora las cosas y si el precio del petróleo sigue así de bajo, la inflación será menor de lo esperado, pero el crecimiento será mejor", dijo Weidmann al diario.

El banco central alemán, o Bundesbank, recortó a la mitad su previsión de crecimiento para Alemania al 1,0 por ciento para el próximo año. También redujo su predicción para el crecimiento de 2014 al 1,4 por ciento desde el 1,9 por ciento que estimaron en junio.

"La situación en Europa no es tan mala como algunas personas creen", dijo Weidmann.

Casi habiendo agotado su capacidad de reducir tipos de interés, actualmente en un mínimo récord del 0,05 por ciento, las compras generalizadas de bonos soberanos - también conocidas como medidas no convencionales- se perciben como el último recurso del BCE para reanimar la economía.

Pero algunos miembros del BCE tienen reservas.

Weidmann es quien más expresa su oposición a tal medida dentro del consejo de 24 miembros, preocupado de que el banco central pueda terminar financiando a estados en apuros de la zona euro y perdiendo perspectiva de su mandato para mantener los precios estables.

"(Con los bajos precios del petróleo) se nos ha pasado un programa de estímulo económico ¿Por qué deberíamos añadir a eso la política monetaria?", dijo Weidmann, añadiendo que la presión de los mercados financieros no debería determinar los movimientos del BCE sobre la compra de bonos.

"Me irrita una pregunta que domina el debate público recientemente: ¿Cuando vas a comprar finalmente?", dijo Weidmann.