Pedidos de maquinaria en Japón ceden en octubre, nuevo golpe para estrategia de Abe

jueves 11 de diciembre de 2014 07:55 CET
 

Por Tetsushi Kajimoto

TOKIO, 11 dic (Reuters) - La estrategia de reactivación del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, sufrió un nuevo revés el jueves después de que unos datos mostraran que un indicador clave del gasto de capital cayó en octubre - una señal preocupante dado que la inversión empresarial fue un gran lastre para la economía en el tercer trimestre.

Los datos de maquinaria son un recordatorio sombrío de los desafíos que enfrenta Abe, que se dirige a unas elecciones el domingo en busca de un nuevo mandato para su estrategia de recuperación económica conocida como "Abenomics", que sus críticos califican como un fracaso.

Se espera que Abe gane las elecciones cómodamente, pero las dudas sobre su receta de estímulo monetario, gasto fiscal y reforma pro crecimiento se han agudizado desde que Japón cayó inesperadamente en una recesión en el tercer trimestre.

La caída fue provocada por un aumento en el impuesto sobre las ventas en abril, que enfrió el consumo, mientras que el gasto de capital bajó un 0,4 por ciento en el tercer trimestre, más que lo esperado.

El descenso intermensual de un 6,4 por ciento en los principales pedidos de maquinaria -una serie de datos muy volátil vista como un indicador del gasto de capital en los próximos seis a nueve meses- sugiere que la inversión empresarial tendrá dificultades para apuntalar un rebote de la economía.

La cifra anunciada por la Oficina del Gabinete fue mucho peor que un declive de un 2,4 por ciento pronosticado por los economistas en un sondeo de Reuters, y viene tras una ganancia de un 2,9 por ciento en septiembre en una tasa intermensual.

"Es poco probable que la actividad de las empresas en la producción doméstica se fortalezca hasta que se hayan deshecho de sus inventarios", que se acumularon después de la subida del impuesto sobre las ventas, dijo Kenta Ishizu, economista de Mizuho Securities.

"No creo que el gasto de capital se acelere pronto. Mientras la economía continúe débil, las empresas seguirán revisando a la baja sus planes de gasto", agregó. (Editado en español por Carlos Aliaga)