Samsung potenciará sus teléfonos curvos para batir a las pantallas planas

jueves 13 de noviembre de 2014 14:50 CET
 

Por Se Young Lee

SEÚL, 13 nov (Reuters) - Samsung Electronics Co Ltd busca reactivar parte de su amenazado liderazgo en la industria global de los teléfonos avanzados, aumentando sus dispositivos de gama superior con pantallas curvas llenas de alta tecnología y difícilmente replicables por sus rivales.

En un momento en que el gigante surcoreano busca hacer destacar su modelo de curva rígida Galaxy Note Edge, en medio de una multitud de aparatos planos y de pantalla grande, los beneficios dependerán de si son capaces de producirlos a un coste competitivo y de persuadir a los desarrolladores para que hagan aplicaciones a la medida del nuevo formato.

Samsung Electronics se encamina hacia sus peores resultados anuales en tres años, acosado por el auge de compañías chinas como Xiaomi Technology Co y Lenovo Group Ltd entre los usuarios que buscan teléfonos más baratos con pantalla táctil y repletos de funciones. Apple Inc es la única que se mantiene como una marca totalmente de alta gama.

El movimiento colectivo de la industria hacia las pantallas más grandes hace que los diseños distintivos sean más complicados de lograr, según Kim Nam-su, diseñador de Samsung Electronics y uno de los creadores del Note Edge.

"Un cambio en la plataforma puede generar una serie de consideraciones nuevas (...) Creo que la pantalla curva es una gran solución para superar esos retos", comentó.

A las puertas de lo que los analistas creen que podría ser una caída de un tercio en las ganancias operativas de este año, Samsung Electronics está lanzando más teléfonos de rango medio para contrarrestar a sus rivales más baratos.

Pero un borde de alta tecnología en el mercado más caro también podría ayudarle a competir en una industria que la firma internacional de investigación CCS Insight considera que crecerá hasta 331.000 millones de dólares en 2018, desde los 289.000 millones de este año.

El Note Edge no es el primer dispositivo que usa un formato no plano, pero el borde curvo está diseñado para ser algo más que algo decorativo, ofreciendo atajos hacia las aplicaciones, al igual que una personalización para desplegar las notificaciones de mensajes o enviar titulares independientemente de la pantalla principal.

A la venta en Corea del Sur desde finales de octubre a un precio cercano a los mil dólares, el Note Edge también puede adquirirse en Japón y debutará pronto en Estados Unidos.

Ha tenido buenas críticas en la prensa especializada, una buena noticia tras recientes revisiones que aseguraban que los aparatos de Samsung Electronics no destacaban frente a la competencia. (Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)