El BCE inicia la compra de bonos garantizados para reactivar economía

lunes 20 de octubre de 2014 15:48 CEST
 

Por Eva Taylor y Blaise Robinson

FRANCFORT/PARÍS, 20 oct (Reuters) - El Banco Central Europeo empezó a comprar bonos garantizados, dijo el lunes un portavoz del BCE, abriendo un nuevo frente en su batalla por reactivar la economía de la zona euro y mantener a raya la deflación.

El BCE ya ha dado a los bancos la oportunidad de obtener préstamos a cuatro años y también comenzará a comprar deuda empaquetada o valores respaldados por activos (ABS, por sus siglas en inglés), más adelante este año, habiendo recortado ahora su principal tipo de interés casi a cero.

Al eliminar algunos de estos activos de las hojas de balance de los bancos, el BCE espera persuadir a los bancos a ofrecer prestamos más libremente de nuevo, lo que es crucial para la economía de la zona euro dado que depende ampliamente de la financiación bancaria.

La reacción del mercado a las noticias sobre la compra de bonos garantizados fue débil.

Las acciones en los bancos de la zona euro registraban buenos rendimientos, con las del Banco Santander sumando 0,9 por ciento, las de Societe Generale ganando 0,8 por ciento y las de UniCredit subiendo un 1,6 por ciento. Aunque el índice de acciones FTSEurofirst 300 perdía un 0,4 por ciento.

Los inversores han centrado su atención en la publicación de los resultados de las revisiones a la salud de los bancos del BCE el domingo, que ofrecerían la perspectiva más clara hasta el momento sobre el estado del sector bancario de la zona euro.

Los bonos garantizados son deuda titulizada por los bancos que conceden préstamos a empresas o consumidores para comprar casas, autos o tarjetas de crédito, y un 90 por ciento del mercado global está basado en Europa, especialmente en Dinamarca, Alemania, España, Francia y Suecia.

El BCE también comenzará a comprar ABS en algún momento del cuarto trimestre, dijo previamente este mes, y ofrecerá otra ronda de créditos a cuatro años y tipos ultrabaratos en diciembre.

El BCE espera que estas medidas disminuyan las condiciones de préstamo y generen efectos positivos en otros mercados, que al final deberían reactivar a la economía y ayudar a que la inflación vuelva a su objetivo de casi pero por debajo del 2 por ciento. (Información de Eva Taylor en Francfort y Blaise Robinson en París. Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)