Rousseff surge como favorita en nuevo escenario electoral

sábado 4 de octubre de 2014 14:33 CEST
 

Por Anthony Boadle

BRASILIA, 3 oct (Reuters) - Cuando más de un millón de brasileños salieron a las calles a protestar contra el Gobierno el año pasado, muchos pensaron que era una señal de que el Partido de los Trabajadores (PT) perdería la próxima elección tras doce años en el poder.

Incluso hace tres semanas, la candidata de oposición Marina Silva subía en las encuestas, explotando el ambiente anti-sistema que había en las calles de las principales ciudades del país y prometiendo ir más allá de la política de siempre.

Pero la presidenta Dilma Rousseff recuperó el liderazgo antes de la primera ronda de los comicios presidenciales, que se realizará el domingo.

La mandataria se mantiene como la clara favorita, pese a que no obtendría el 50 por ciento de las preferencias que necesita para tener una victoria rotunda el domingo y podría tener una disputa ajustada en la segunda vuelta, el 26 de octubre.

Rousseff se promociona como la candidata con mayores recursos para lograr cambios y le recuerda a los brasileños más pobres los logros de la última década en la lucha contra la pobreza.

Además, la candidata del PT se está beneficiando del flujo implacable de anuncios en radio y televisión en los que se pone en duda la capacidad de liderazgo de Silva.

La ecologista, candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB), creció en la pobreza en el Amazonas y fue por mucho tiempo una de las figuras más relevantes del PT.

Pero para esta campaña, Silva ha adoptado políticas más pro mercado y la gente de Rousseff la está pintando como la representante de una elite financiera codiciosa, determinada a deshacer los populares programas de bienestar.   Continuación...