La urgencia de lograr una vacuna contra el ébola causa dilemas éticos

lunes 29 de septiembre de 2014 10:57 CEST
 

Por Kate Kelland

LONDRES, 29 sep (Reuters) - Normalmente se tardan años en demostrar que una vacuna nueva es segura y efectiva, pero con los centenares de muertos al día por el peor brote de ébola registrado hasta ahora, no hay tiempo que perder.

En un esfuerzo por salvar vidas, las autoridades sanitarias están decididas a sacar posibles vacunas en meses, prescindiendo de algunas de las pruebas habituales, y planteado cuestiones prácticas y éticas sin precedentes.

"Nadie sabe cómo lo haremos. Hay muchos temas difíciles para un despliegue en el mundo real y nadie tiene todas las respuestas aún", dijo Adrian Hill, que está realizando pruebas en voluntarios sanos de una vacuna experimental contra el ébola desarrollada por GlaxoSmithKline.

Hill, profesor y director del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, dice que sus resultados no muestran efectos secundarios adversos, la nueva vacuna de GSK podría usarse en personas en África occidental hacia final de año.

Incluso aunque el medicamento parezca seguro, lleva tiempo demostrar su efectividad, pero no hay tiempo cuando los casos de ébola se doblan cada pocas semanas y cuando la Organización Mundial de la Salud prevé que alcance 20.000 afectados hacia noviembre.

Entre las cuestiones que afrontan los científicos están: ¿debería una vacuna no probada administrarse a todo el mundo o sólo a unos pocos? ¿Debería ofrecerse a los trabajadores sanitarios primero? ¿A los jóvenes antes que a los viejos? ¿Debería administrarse primero en Liberia, donde el ébola se expande más rápido, o Guinea, donde está más cerca de quedar controlado?

¿Debería decirse a la gente que asuma que las protegerá del ébola? ¿O deberían tomar todas las medidas de precaución que si no se hubieran vacunado? Y si es así, ¿cómo se sabría si la vacuna funciona?

GSK es una de las varias farmacéuticas que han comenzado o anunciado planes para realizar pruebas en humanos de vacunas contra el ébola. Entre otras figuran Johnson & Johnson, NewLink, Inovio Pharmaceuticals y Profectus Biosciences.   Continuación...