ENFOQUE- Impuestos, tarifas: la batalla entre las eléctricas y las solares

domingo 28 de septiembre de 2014 10:48 CEST
 

Por Tracy Rucinski y Byron Kaye

MADRID/SIDNEY, 28 sep (Reuters) - Un año después de que España, el país más soleado de Europa, amagase con imponer un impuesto punitivo a las instalaciones de autoconsumo en hogares y oficinas, el arquitecto Iñaki Alonso reinstaló un panel solar de 250 watios en la terraza de su ático en Madrid.

"El Gobierno quería que la gente tuviese miedo a producir su propia energía, pero no se han atrevido a aprobar el peaje solar", dice Alonso mientras aprieta los tornillos del panel bajo un estival sol de septiembre.

"Pasamos de tener más miedo", añade.

En la otra punta del mundo, en el "soleado estado" de Queensland, Australia, el ingeniero eléctrico David Smyth asegura que la batalla entre algunos gobiernos y eléctricas contra la energía distribuida -término empleado para la electricidad generada por paneles solares- está perdida.

"Las eléctricas se encuentran dentro de una espiral de muerte", dice por teléfono a Reuters mientras conduce entre un pub en el que ha instalado 120 paneles solares para rebajar una factura de luz de 60.000 dólares australianos (41.350 euros) al año y una planta de galvanizado en la que también va a añadir paneles para reducir costes.

En Australia, dice, los panales fotovoltaicos han pasado de recibir grandes subsidios para los hogares más ecológicos a convertirse en una opción pragmática para las empresas que quieren saber cuáles van a ser sus gastos corrientes el año que viene.

"No hay mucha gente que lo haga por las emisiones o el medio ambiente", dice Smyth. "Lo hacen por el coste".

Los paneles solares fotovoltaicos representan la tecnología de energía renovable con crecimiento más rápido en el mundo desde la década de 2000.   Continuación...