Apple contrata directivo para lidiar con peticiones de gobierno chino

jueves 18 de septiembre de 2014 10:38 CEST
 

Por Paul Carsten y Gerry Shih

PEKÍN, 18 sep (Reuters) - Apple Inc va a contratar un responsable de asuntos legales en Pekín para lidiar con las peticiones de datos del gobierno de China, según una oferta pública de empleo, después de que el mes pasado comenzase a almacenar datos privados en suelo chino por primera vez.

Según la oferta de empleo publicada en la sitio web de redes profesionales LinkedIn, el puesto atenderá el "creciente número de solicitudes de terceros para acceder a datos controlados por Apple dentro de China".

La contratación de un responsable legal demuestra los sacrificios de almacenar datos en China, algo que algunas empresas tecnológicas evitan. Tener un servidor en el país pude brindar un servicio más rápido a los clientes domésticos, pero también significa que el gobierno chino puede exigir los datos de esos servidores, como ocurre en otros países.

Apple declinó hacer comentarios, pero recordó a Reuters la nueva política de privacidad de la compañía, que incluye una sección sobre solicitudes de datos de gobiernos.

Empresas tecnológicas como Google Inc, Yahoo Inc y Facebook Inc emplean rutinariamente personas para sus equipos legales para determinar cómo responder a las solicitudes de datos de los gobiernos.

En el caso de Google, por ejemplo, el buscador de Internet dijo esta semana que las solicitudes gubernamentales se han incrementado un 150 por ciento en los últimos cinco años excluyendo los realizados por el gobierno estadounidense.

Google abandonó públicamente China en 2010 y trasladó sus servicios, entre ellos su motor de búsqueda, a servidores de Hong Kong tras negarse a obedecer la censura del gobierno chino.

Yahoo estuvo en el ojo del huracán y bajo la lupa del congreso estadounidense después de que en 2005 entregase a las autoridades chinas correos electrónicos que llevaron a prisión a Shi Tao, un periodista que consiguió y filtró una orden de censura que el gobierno chino había enviado a los medios de comunicación. (Editado por Ryan Woo, traducción de Jose Elías Rodríguez)