El sistema de primas de Alibaba fortalece el control de su fundador

miércoles 13 de agosto de 2014 15:46 CEST
 

Por Matthew Miller

PEKÍN, 13 ago (Reuters) - Jack Ma, fundador y presidente de Alibaba Group, tiene una fuerte influencia sobre los nombramientos de ejecutivos y consejeros de la mayor compañía de comercio electrónico de China, y esa influencia se incrementará cuando la empresa debute a finales de año en la bolsa de Nueva York, donde se espera que obtenga más de 11.225 millones de euros.

En las últimas comunicaciones de Alibaba al regulador bursátil de Estados Unidos (SEC), se dijo que Ma inició este año un programa de bonificaciones que permite a los altos ejecutivos y al personal de Alibaba adquirir derechos sobre acciones de una compañía filial que él controla.

El martes, Alibaba subrayó el potencial conflicto de intereses por el papel de Ma como presidente ejecutivo de la empresa y como el principal accionista en la compañía de pago filial de Alibaba, Alipay.

"Si surge un conflicto", dijo Alibaba en un comunicado con modificaciones a la SEC, "ese tipo de conflictos podrían no resolverse a nuestro favor".

Las compañías modifican rutinariamente sus presentaciones antes de una salida a bolsa. En la presentación del martes, Alibaba amplió sus comentarios sobre los "factores de riesgo", pero no estaba claro si esto reflejaba las preocupaciones planteadas por la SEC o por los posibles inversores.

El consejero delegado de Alibaba, Jonathan Lu; la jefa de recursos humanos, Lucy Peng, y el jefe de riesgos, Shao Xiaofeng, están entre los 20 altos cargos que se han beneficiado del sistema de bonificaciones, obteniendo derechos sobre acciones que dan al propietario beneficios económicos sobre los títulos, según los documentos de registro de la compañía.

Los veinte, junto con Ma, son miembros de la Sociedad Alibaba, un grupo de 27 miembros que tendrán el derecho exclusivo de nombrar la mayoría del consejo de administración de Alibaba, muestran los documentos.

El sistema de bonificación que concede acciones a los empleados en una empresa que figura como filial no cotizada no plantea problemas legales, pero es inusual para una empresa permitir a un ejecutivo determinar de forma independiente la compensación, dicen los expertos de gobierno corporativo.

El sistema separa aún más potencialmente a los inversores de Alibaba del control por voto de la compañía, dijo Charles Elson, director del Centro de Gobierno Corporativo de la Universidad de Delaware. "Para los inversores, es una estructura preocupante. Los accionistas públicos van a poner una gran cantidad de capital, pero conseguir muy poco en retorno en términos de control".

El programa de recompensas, que Ma pretende continuar utilizando, también puede ampliar el control del ejecutivo de 49 años de edad, presidente de la dirección ejecutiva de Alibaba, sobre la compañía y permitirle aún más influencia en la elección de la junta de la empresa. (Traducido por Francisco Pazos, editado por Rodrigo de Miguel)