La economía de Japón se contrae un 6,8% por el alza de los impuestos

miércoles 13 de agosto de 2014 08:13 CEST
 

Por Leika Kihara y Tetsushi Kajimoto

TOKIO, 13 ago (Reuters) - Japón sufrió su mayor contracción económica desde el devastador terremoto de marzo del 2011 en el trimestre abril-junio, ya que un alza en el impuesto a las ventas pesó más de lo esperado en el gasto de las familias, lo que generó temores de que cualquier repunte podría ser muy modesto como para sostener una sólida recuperación.

Aunque el débil dato no cambiaría la convicción del Banco de Japón de que la economía puede capear el impacto del alza de impuestos, podría sumar presión sobre el banco para una mayor expansión monetaria si la debilidad en las exportaciones y el consumo es prolongada.

La tercera mayor economía del mundo se contrajo a una tasa anualizada del 6,8 por ciento en el segundo trimestre, menor al declive del 7,1 por ciento estimado por economistas en un sondeo Reuters y tras un alza revisada del 6,1 por ciento en el primer trimestre, cuando los hogares gastaron con fuerza para evitar el incremento impositivo, según datos de la Oficina del Gabinete.

La contracción del segundo trimestre fue la mayor desde los tres primeros meses del 2011, cuando un devastador terremoto y un tsunami golpearon a Japón en marzo.

En una base trimestral, la economía se contrajo un 1,7 por ciento en el periodo abril-junio, menos que el 1,8 por ciento estimado por el mercado.

El consumo privado, que equivale a alrededor del 60 por ciento de la economía, bajó un 5,0 por ciento frente al trimestre previo, ya que las familias se abstuvieron de gastar tras el aumento de los impuestos a las ventas en Japón a un 8 por ciento en abril desde un 5 por ciento previo.

Las exportaciones, uno de los principales motores de la economía, mostraron señales de recuperación frente a la reciente debilidad. La demanda externa sumó 1,1 puntos porcentuales al crecimiento económico, tras rebajar 0,2 puntos porcentuales de la expansión en el primer trimestre.

El Banco de Japón ha mantenido estable la política monetaria desde que añadió un intenso estímulo en abril del año pasado, cuando se comprometió a duplicar la base monetaria a través de agresivas compras de activos para acelerar la inflación a un 2 por ciento en un objetivo de casi dos años. (Información adicional de Stanley White, Chris Gallagher y Minami Funakoshi, editado por Manuel Farías)