La campaña por la independencia escocesa se estanca antes de la votación

viernes 1 de agosto de 2014 17:00 CEST
 

Por Andrew Osborn

LONDRES, 1 ago (Reuters) - La campaña por una Escocia que rompa con Reino Unido se ha estancado a sólo un mes de que los escoceses decidan si van por su cuenta en un referéndum, mostró el viernes un análisis de los últimos seis sondeos de opinión.

El movimiento se produce en un momento en el que la empresa de mayor perfil de Escocia, el Royal Bank of Scotland, dijo que el voto por la independencia podría aumentar significativamente los costes y tener un impacto material en su negocio.

La encuesta, publicada a 47 días del referéndum del 18 de septiembre y antes de un debate televisado el martes entre los líderes de las campañas por el "sí" y el "no", mostró que el movimiento independentista se había quedado estancado en un apoyo de entre el 42 y el 44 por ciento desde marzo, después de las subidas al inicio del año.

Publicado en el diario británico The Independent, el análisis mostró que si se hacía una media con los últimos seis sondeos realizados en junio y julio, el 57 por ciento de los escoceses rechazarían la independencia y el 43 por ciento la respaldaría.

Una votación a favor de la independencia dejaría a Reino Unido en terreno desconocido, desencadenando un periodo prolongado de incertidumbre, y podría reducir su influencia en el mundo. Un resultado en contra probablemente llevaría a una mayor cesión de poderes a Escocia, que ya tiene algunas competencias políticas.

La campaña a favor dice que Escocia, que tiene su propio Parlamento pero carece de poderes para elevar los impuestos, sería más libre, estaría mejor gobernada y sería más rica que si fuera por su cuenta.

La campaña por el "no" ha advertido de que Escocia sería incapaz de mantener la libra, que estarían en peligro decenas de miles de empleos en los sectores de defensa y financiero y que una Escocia independiente podría pasar apuros para volver a entrar en la Unión Europea. (Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)