Las bolsas europeas, planas mientras los inversores digieren resultados

lunes 28 de julio de 2014 13:48 CEST
 

PARÍS/LONDRES, 28 jul (Reuters) - Las bolsas europeas cotizaban el lunes planas, ya que las fuertes ganancias de empresas como Ryanair y conversaciones sobre una posible escisión en Reckitt Benckiser equilibraron las preocupaciones sobre las implicaciones de nuevas sanciones internacionales contra Rusia.

Las acciones europeas apenas han variado desde los niveles que registraban a finales de junio, cediendo máximos plurianuales por las dudas sobre el ritmo de la recuperación económica en la zona euro y el impacto de conflictos en Ucrania y Oriente Próximo.

A las 10.55 GMT, el índice paneuropeo FTSEurofirst 300 de los principales valores europeos estaba plano a 1.372,24 puntos mientras el índice de blue-chips de la zona euro, el Euro STOXX 50 subía un 0,1 por ciento.

Los inversores estarán pendientes esta semana de una serie de datos y resultados de Estados Unidos y están digiriendo una reciente batería de resultados de empresas europeas.

"Las tensiones en Ucrania y Oriente próximo, las recientes sorpresas negativas de la temporada de resultados... Hay una falta de visibilidad en el momento que está llevando a los inversores a quedarse al margen", dijo Alexandre Le Drogoff gestor de fondos de Talence Gestion.

La aerolínea Ryanair y el grupo de bienes de consumo Reckitt Benckiser estaban entre los valores que se comportaban mejor que la media, con subidas de entre un 2 y un 4 por ciento, después de que la primera mejorara sus previsiones de beneficio para el conjunto del año y la segunda dijera que planeaba vender su tratamiento para la adicción a la heroína, valorada en 4.900 millones de dólares según algunas estimaciones.

Danone también estaba entre los valores más destacados, con ganancias de un 1,1 por ciento, después de que la empresa de alimentación y bebidas dijera que está en conversaciones para vender su negocio de nutrición médica al grupo estadounidense Hospira, en un acuerdo que valora la unidad en unos 5.000 millones de dólares.

En el extremo opuesto se situaba los fabricantes de automóviles Daimler y Porche además del prestamista austriaco Raiffeisen Bank, que caían más del dos por ciento. (Información de Blaise Robinson y Lionel Laurent; Traducido por Emma Pinedo)