La bolsa española sigue a la baja a media sesión

viernes 18 de julio de 2014 11:38 CEST
 

MADRID, 17 jul (Reuters) - El Ibex de la bolsa española continuaba en zona negativa mediada la sesión del viernes en un mercado muy pendiente de las tensiones geopolíticas después de que un avión de pasajeros malasio fuese derribado la víspera cuando volaba sobre Ucrania.

La noticia ya provocó fuertes ventas en las bolsas el jueves, entre sospechas de que el avión de Malaysia Airlines hubiese sido alcanzado por un misil.

Varios líderes mundiales han exigido una investigación internacional sobre el suceso que provocó 298 muertos y que ha aumentado la tensión entre Rusia y otras potencias.

"El mercado ya mostraba un tono volátil, pero los nuevos acontecimientos han propiciado una mayor prudencia y han elevado el riesgo de movimientos bruscos, aunque los descensos por el momento parecen contenidos", dijo un operador.

Entre los recortes más acusados destacaban caídas superiores al uno por ciento en las constructoras ACS, Acciona , FCC o Sacyr.

Entre los valores de alta ponderación, Telefónica se dejaba un 0,8 por ciento, igual que BBVA mientras Santander bajaba un 0,4 por ciento y Repsol retrocedía un 0,6 por ciento, en línea con Inditex.

La única excepción alcista del selectivo eran las acciones de la aerolína IAG, que subían un 0,77 por ciento tras haber retrocedido la víspera más de un tres por ciento y acumular un descenso del 10 por ciento en lo que va de mes de julio.

A las 11.25 horas, el Ibex caía un 0,8 por ciento a 10.458 puntos, mientras el FTSE Eurofirst 300 de los principales valores europeos perdía un 0,5 por ciento.

Caixabank bajaba un 0,5 por ciento. Esta mañana se conocía que su matriz La Caixa tomará hasta un 7 por ciento de Suez Environnement dentro de un acuerdo con el que la francesa se hará con el control total de Aguas de Barcelona.

En renta fija, la prima de riesgo entre España y Alemania se mantenía relativamente estable en torno a los 148 puntos básicos. (Información de Carlos Ruano; editado por Tomás Cobos)