La exposición a Espírito Santo merma el valor de Portugal Telecom en fusión

miércoles 16 de julio de 2014 10:44 CEST
 

LISBOA, 16 jul (Reuters) - Portugal Telecom ha accedido a revisar los términos de su fusión con la brasileña Oi para reflejar la menor valoración de la empresa lusa después de que un holding de la familia Espírito Santo, que atraviesa dificultades económicas, no consiguiera devolver un préstamo de 847 millones de euros.

Portugal Telecom dijo que el holding Rioforte no había honrado la deuda a corto plazo que vencía el martes.

Para reflejar la pérdida de la inversión, Portugal Telecom tendrá una participación menor en la nueva compañía, del 25,6 por ciento, en vez del 38 por ciento que se había establecido en el acuerdo original de fusión presentado el año pasado.

Portugal Telecom y Oi "continúan comprometidos a culminar completamente la combinación de sus negocios y han firmado un nuevo memorando de entendimiento", dijo PT el miércoles tras firmar el documento que sellaba las nuevas condiciones de la fusión.

La revisión de la fusión, uno de los acuerdos más importantes en Portugal en los últimos años, es la mayor consecuencia hasta la fecha de los problemas en aumento del clan Espírito Santo, una de las principales dinastías empresariales europeas.

El imperio empresarial de la familia está sumido en el caos desde que aparecieron irregularidades contables en uno de sus holding. Los problemas también han contagiado en gran medida a Banco Espírito Santo (BES), el principal banco cotizado de Portugal, fundado por la familia.

Los temores sobre el impacto en el BES han sacudido los mercados pese a la insistencia del banco de que puede gestionar cualquier pérdida.

La familia está preparándose para pedir la suspensión de pagos de Rioforte, dijeron fuentes a Reuters el lunes.

Portugal Telecom tendrá que pelear en los tribunales para recuperar parte del dinero una vez que Rioforte empiece a vender activos para pagar sus deudas, según analistas de crédito. No está claro cuánto se demorará ese proceso.   Continuación...