Amazon corteja a autores de Hachette ofreciendo el beneficio de e-books

miércoles 9 de julio de 2014 16:14 CEST
 

Por Deepa Seetharaman

SAN FRANCISCO, 9 jul (Reuters) - Amazon.com intensificó la presión sobre el grupo editorial Hachette al proponer que sus autores se queden con todo el beneficio que generen los ebooks vendidos en la compañía, mientras ambas partes intentan resolver la larga disputa sobre su contrato.

Hachette rechazó la oferta el martes. En su lugar, el cuarto mayor editor de libros en Estados Unidos, propiedad del francés Lagardere, pidió a Amazon que retirara inmediatamente las "sanciones" sobre sus libros. La respuesta de Amazon a la Hachette fue: "Nosotros lo llamamos tonterías".

En el centro de una disputa muy cargada está el precio que Amazon puede cobrar por los libros electrónicos. A principios de año, Amazon retrasó la entrega de varios títulos de Hachette, incluyendo algunas codiciadas versiones impresas, y llegado un punto, retiró la opción de preventa para el nuevo libro de la autora de la saga de Harry Potter, J.K. Rowling, "The Silkworm".

Amazon envió el martes una carta, vista por Reuters y dirigida a los autores y agentes, en la que describe su propuesta como un golpe de suerte para los escritores.

Amazon también dijo que intentó renegociar un acuerdo con Hachette en enero, pero no recibió respuesta hasta que empezó a recortar los inventarios de impresión y reducir los descuentos en sus sitios web.

"A menos que Hachette cambie drásticamente su ritmo de negociación, esto va a durar mucho tiempo", dijo Amazon en la carta. Reiteró los puntos clave en un comunicado posterior.

"Hachette es parte de un grupo de 10.000 millones de dólares a nivel mundial", dijo. "No sería un 'suicidio', se lo pueden permitir".

Lo que está claro es que "ellos quieren que sus autores estén atrapados en medio de todo esto porque creen que aumenta su influencia", dijo Amazon. "Nuestra oferta es sincera. Deberían tomarla en serio".

Las acciones de Amazon han irritado a algunos autores incluidos los exitosos James Patterson y Malcolm Gladwell, que se burlaron de la situación en un vídeo parodia publicado en Slate.com esta semana.

Ambas compañías han guardado silencio sobre los detalles de las conversaciones. Durante un comité de discusión el 1 de julio en la Biblioteca Pública de Nueva York, un agente literario comparó la situación con esperar a que los cirujanos terminen de intervenir a un ser querido. (Información de la mesa de San Francisco; Traducido por Francisco Pazos.)