La energía hace caer los precios industriales de la eurozona en mayo

miércoles 2 de julio de 2014 12:00 CEST
 

BRUSELAS, 2 jul (Reuters) - El descenso de los costes energéticos provocó una caída en los precios industriales de la eurozona en mayo, marcando el quinto retroceso mensual consecutivo y poniendo de manifiesto la baja inflación que afecta a los países de la moneda única.

Los precios de la producción industrial en los 18 países del euro cayeron un 0,1 por ciento en mayo respecto a abril, sobre todo debido al descenso del 0,3 por ciento en el coste de la energía, dijo el miércoles la oficina estadística europea Eurostat.

La cifra está en línea con lo esperado por economistas sondeados por Reuters.

Comparado con el mismo periodo del año pasado, los precios cayeron un 1 por ciento, de nuevo tal y como esperaba el mercado.

Este indicador está considerado un adelanto de otras tendencias de precios. Si las fluctuaciones no son absorbidas por los minoristas, acaban trasladándose a los precios para el consumidor o a la deflación.

La inflación en la eurozona se encuentra en niveles no vistos desde el estallido de la crisis financiera mundial en 2009, considerados peligrosamente bajos por el Banco Central Europeo, que pretende que se mantenga en el entorno del 2 por ciento.

La inflación anual en junio fue del 0,5 por ciento, poniendo más de manifiesto el débil estado de la economía en la eurozona, con los hogares negándose a gastar y los minoristas tratando de mantener los precios bajos para animarlos.

Tantos los precios de producción como la inflación muestran por qué el BCE rebajó los tipos de interés el mes pasado a niveles récord y prometió dar más créditos a largo plazo para animar a los bancos a abrir el grifo del crédito.

Las medidas aún tardarán en tener efectos y podrían no haber influido el dato conocido el miércoles. Economistas esperan la reunión del Consejo de Gobierno del BCE del jueves en busca de indicaciones de qué podría hacer ahora la institución, aunque no esperan anuncios importantes. (Información de Robin Emmott; Traducido por Teresa Larraz en la Redacción de Madrid)