ACTUALIZA 2-Enagás y Odebrecht construirán gasoducto en Perú por $4.000 mlns

lunes 30 de junio de 2014 19:55 CEST
 

(Añade detalles sobre proyecto)

LIMA/MADRID, 30 jun (Reuters) - Un consorcio formado por la española Enagás y la brasileña Odebrecht ganó el lunes una licitación para construir un gasoducto de 4.000 millones de dólares en Perú, el proyecto energético más grande del país y clave en el Gobierno del presidente Ollanta Humala.

Proinversión, el ente que promueve la inversión privada en Perú, adjudicó el proyecto al grupo denominado Gasoducto Sur Peruano, en la que la constructora Odebrecht tiene un 75 por ciento de participación y Enagás un 25 por ciento.

En un comunicado enviado al supervisor bursátil español, Enagás dijo que invertirá unos 250 millones de dólares en el gasoducto, cuya financiación será tipo "project finance". La española se encargará de la operación y mantenimiento del gasoducto, mientras que la brasileña estará encargada de la parte de ingeniería y construcción.

Enagás está presente en Perú desde el pasado mes de marzo, cuando se hizo con el 20 por ciento de Transportadora del Gas del Perú en una operación de 481 millones de dólares.

El gasoducto adjudicado el lunes tendrá una longitud de unos 1.000 kilómetros y se extenderá desde el rico yacimiento de gas natural de Camisea, ubicado en selva sur de Perú, cruzando los Andes hasta la región costera de Moquegua, donde operan grandes mineras en el sur del país.

En la licitación, Proinversión descalificó al otro consorcio interesado en el proyecto, que estaba conformado por la francesa Suez, la estadounidense Sempra, la argentina Techint y la colombiana TGI.

"Por fin los recursos de Camisea van a llegar a los mercados del sur, que es una manera de impulsar la economía", dijo a periodistas el ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga.

La primera etapa del plan energético integral del Gobierno ya está encaminada, con la adjudicación a finales del año pasado de un polo eléctrico en el sur del país que considera por el momento una inversión de 800 millones de dólares.

La israelí Samay y la filial local de la francesa GDF Suez ganaron por separado el plan para la construcción y operación de las dos plantas termoeléctricas de 500 megavatios cada una.

Un objetivo clave del plan es reforzar el vulnerable sistema eléctrico de Perú, un país que crece a una de las tasas más altas de Latinoamérica y donde grandes minas con un alto consumo de energía comenzarían a producir en el próximo lustro. (Información de Teresa Céspedes, información adicional de Jose Elías Rodríguez en Madrid, editado por Gabriela Donoso y Jose Elías Rodríguez)