Gasto familiar de Japón cae y siembra dudas sobre optimismo banco central

viernes 27 de junio de 2014 09:25 CEST
 

Por Leika Kihara y Stanley White

TOKIO, 27 jun (Reuters) - El gasto de las familias de Japón cayó inesperadamente en mayo, debido a que un aumento del impuesto a las ventas siguió afectando al consumo, aumentando las dudas sobre el panorama económico optimista del Banco de Japón.

Otros datos mostraron que el índice de la inflación subyacente a los consumidores cayó levemente en mayo cuando se excluyen los efectos del alza tributaria.

Se estima que la inflación se desacelerará en los próximos meses, debido a que el impulso de un yen débil está desapareciendo, pero los movimientos del índice de precios al consumidor están en línea con las proyecciones del BOJ.

La tasa de desempleo cayó a su menor nivel en más de una década, mientras que una medición de la demanda laboral alcanzó su mayor nivel en dos décadas, aunque podría tomar tiempo para que la fortaleza del mercado laboral impulse el gasto de los consumidores luego del alza del impuesto a las ventas.

Datos separados mostraron que el gasto de las familias siguió disminuyendo en mayo, después de que fue golpeado por un aumento del impuesto nacional a las ventas el 1 de mayo, un mal augurio para la economía.

El índice subyacente de precios al consumidor (IPC), que incluye a los productos del petróleo pero excluye los precios volátiles de los alimentos frescos, subió un 3,4 por ciento en el año hasta mayo, mostraron datos el viernes, igualando la estimación promedio del mercado.

Se trata de su mayor aumento desde abril de 1982, debido a que el alza del impuesto a las ventas hizo subir los precios en general. En abril, el índice subyacente de precios al consumidor subió un 3,2 por ciento anual.

Si se excluye el efecto del aumento tributario, la inflación subyacente a los consumidores se mantuvo estable en un 1,4 por ciento, levemente por debajo del 1,5 por ciento anual del mes anterior.

El BOJ estima que el aumento del impuesto a las ventas a un 8 por ciento desde un 5 por ciento, que entró en vigor el 1 de abril, habría sumado 1,7 puntos porcentuales a la inflación anual de Japón en abril y 2,0 puntos porcentuales a partir de mayo. (Información adicional de Tetsushi Kajimoto; editado en Español por Ricardo Figueroa)