La confianza de los fabricantes japoneses se mantiene estable en junio

jueves 19 de junio de 2014 10:24 CEST
 

Por Tetsushi Kajimoto y Leika Kihara

TOKIO/AKITA, Japón, 19 jun (Reuters) - La confianza de los fabricantes japoneses se mantuvo estable en junio, mientras que el estado de ánimo en el sector de servicios repuntó frente al mes anterior, lo que representa una señal alentadora para la economía.

Las lecturas en el sondeo Tankan de Reuters publicado el jueves -que se correlaciona fuertemente con la encuesta trimestral Tankan del Banco de Japón- refuerzan la confianza de los responsables políticos de que la tercera mayor economía del mundo podría superar el efecto de un aumento reciente del impuesto nacional sobre las ventas.

Sin embargo, el Banco de Japón (BOJ, por sus siglas en inglés) podría enfrentar nuevas presiones para que ofrezca un estímulo adicional si persiste la debilidad de las exportaciones, que amenaza con descarrilar la recuperación que se inició el año pasado después de cerca de dos décadas de estancamiento económico.

En un discurso pronunciado el jueves, el miembro del directorio del BOJ Yoshihisa Morimoto advirtió sobre los riesgos para las perspectivas de exportación en momentos en que la demanda en los mercados emergentes de Asia no logra cobrar impulso.

Él dijo que había "riesgos tanto a la baja como al alza" para la proyección del BOJ de que las exportaciones rebotarán, dependiendo del desempeño de las economías de ultramar.

"Tenemos que seguir examinando las perspectivas de las economías emergentes, así como la evolución del problema de deuda en Europa y de la economía de Estados Unidos", dijo Morimoto a los líderes de negocios en Akita, al noreste de Japón.

Sus comentarios vienen tras los datos del miércoles que mostraron que las exportaciones de Japón cayeron por primera vez en más de un año, golpeadas por un declive en los envíos a Asia y Estados Unidos.

Algunos participantes del mercado temen que el efecto del aumento impositivo del 1 de abril y la debilidad de los envíos pueda ser mayor que el esperado, lo que echaría por tierra los progresos realizados durante el último año gracias al enorme estímulo fiscal y monetario de Tokio.   Continuación...