Francia prevé ahorrar miles de millones de euros con una reforma regional

miércoles 4 de junio de 2014 13:38 CEST
 

PARÍS, 4 jun (Reuters) - Una reforma que prevé reducir el número de regiones de Francia a casi a la mitad generará importantes ahorros a partir del próximo año, dijo el ministro de Finanzas galo citado por la prensa el miércoles, en un momento en el que Europa eleva la presión sobre su gobierno para que acelere las reformas económicas.

El presidente socialista, François Hollande, quiere llevar a cabo una rápida reorganización del mapa administrativo que podría ahorrar al Estado hasta 10.000 millones de euros en los próximos tres años mediante la eliminación de duplicidades.

La iniciativa se produce en un momento en el que Hollande, aún no recuperado de sendas derrotas en las elecciones locales y europeas, se enfrenta a nuevas presiones por parte de Bruselas para que demuestre que puede reducir el déficit público al 3 por ciento del PIB en 2015 y llevar a cabo reformas estructurales.

"Vamos a revolucionar el mapa administrativo de Francia", dijo el ministro de Finanzas, Michel Sapin, al diario Les Echos.

"(Esta reforma) nos ayuda a ganar credibilidad, sobre todo con respecto a nuestros socios europeos, sobre los 50.000 millones de euros de ahorro que nos hemos comprometido a lograr para 2017, incluso aunque sólo sea una pequeña parte", dijo.

Las 22 regiones continentales de Francia - las cinco de ultramar no se ven afectadas por la reforma - son más pequeñas que los "Länder" de Alemania y supervisan principalmente la construcción de colegios y la inversión en infraestructuras, con presupuestos elaborados en parte con sus propios impuestos y en parte por el gobierno central.

Aunque los beneficios de reducirlas a 14 se generarán previsiblemente con el tiempo, Sapin dijo que los ahorros comenzarían ya el próximo año al ver las regiones restringida su capacidad de gasto. No confirmó una cifra de ahorro de 10.000 millones de euros mencionada esta semana por un alto cargo.

Sin embargo, la reforma - similar a una llevada a cabo por el primer ministro italiano, Matteo Renzi - tiene por delante una fuerte oposición política, y el gobierno ha descartado aprobarla por referéndum. Prevé tenerla aprobada en noviembre tras un breve debate en el Parlamento.

Marine Le Pen, cuyo partido antieuropeísta y antiinmigración Frente Nacional logró la mayoría de votos en las elecciones francesas al Parlamento Europeo el mes pasado, dijo que la reforma era una "amenaza a la unidad e indivisibilidad de la República".

Los líderes regionales también están en contra del proyecto, con el mandatario socialista de la región suroeste de Languedoc-Roussillon diciendo que no aceptaría una fusión con la región sur de Midi-Pyrénées. (Información de Emmanuel Jarry, Julien Ponthus y Nicholas Vinocur; Escrito por Nicholas Vinocur; Traducido por Blanca Rodríguez)